»Steve Jobs no era un santo de joven»

»Hay algo en mí que dice que esta película retratará a Steve como un santo ignorado en lugar de una de las personas que llevó a Apple de fracaso en fracaso (Lisa, Macintosh) mientras los ingresos llegaron de la Apple que Jobs quería matar».

Así comenzó su relato Wozniak y agregó en igual sentido que »el mercado para las Macintosh se creó en los tres años posteriores a que Jobs fuera despedido, con un gran esfuerzo, por algunos que Jobs desdeñaba».

Wozniak explicó que Jobs »se convirtió en el santo y dios que hoy reconocemos con la creación de otros productos como iTunes, el iPod, los locales, el iPhone y el iPad. Pero ya era una persona distinta, con más experiencia, pensativo y capaz de liderar Apple en los últimos años».

»Realmente podríamos haber usado al último Jobs en los comienzos de Apple, eso es lo que creo», sentenció Wozniak.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here