Microsoft dio a conocer más detalles técnicos de Xbox Series X: sigue apostando a la potencia

Un nuevo video promociona los 12 teraflops y el trazado de rayos (ray tracing): será cuatro veces más poderosa que su predecesora. Qué significa todo esto.

La nueva generación de consolas de videojuegos de Microsoft, Xbox Series X, tendrá un procesador de AMD con 12 teraflops de potencia gráfica así como una tecnología de trazado de rayos (ray tracing), desarrollada por DirectX, por primera vez en una consola.

Los teraflops son una parte de la disputa de la próxima generación: miden la cantidad de cálculos matemáticos que pueden hacer por segundo los procesadores, en este caso, de las consolas. A más teraflops, más potencia. A más potencia, mejores gráficos: en ese terreno -y no en el de la calidad de los juegos- se está moviendo Microsoft.

El ray tracing proporcionará «iluminación realista», asegurando «reflejos precisos y acústica realista en tiempo real» a los videojuegos de Xbox Series X, según comentó el director de Xbox,Phil Spencer, en un comunicado. Esta tecnología fue introducida por Nvidia, y apunta a reflejos y luces hiperrealistas.

Además, Spencer confirmó varias de las especificaciones técnicas que tendrá su consola de nueva generación, entre las que se encuentra un procesador personalizado desarrollado por el fabricante AMD que hará uso de las arquitecturas Zen 2 y RDNA 2.

Su nuevo procesador de AMD permitirá una potencia de procesamiento cuatro veces superior a la de su predecesora Xbox One, y permitirá a los desarrolladores una potencia gráfica de 12 teraflops (un billón de operaciones de coma flotante por segundo), dos veces mayor que la Xbox One X y ocho veces más que la Xbox One original.

Sombreado por velocidad variable

Microsoft desglosó en el nuevo tráiler más elementos internos de la nuevo Xbox Series X, una consola que incluirá una tecnología de sombreado de velocidad variable (‘Variable Rate Shading’ en inglés, o VRS).

De esta manera, en lugar de utilizar ciclos completos para cada píxel en la pantalla, la unidad gráfica (GPU) puede priorizar efectos concretos en personajes u objetos especialmente relevantes en el videojuego. Esto «permite unas tasas de fotogramas más estables y mayor resolución, sin impacto final en la calidad de imagen», según Spencer.

Phil Spencer, CEO de Xbox. (EFE)

Otra de las novedades más destacadas de Xbox Series X será Quick Resume, una característica con la que permitirá a los jugadores retomar la partida de varios videojuegos en el punto donde la dejaron «de forma casi instantánea» desde una consola suspendida, suprimiendo las pantallas de carga para estas situaciones.

A nivel de imagen, como ya había anunciado Microsoft el pasado diciembre durante la presentación de Xbox Series X en, la consola aumentará su tasa de refresco, pasando de 60 fotogramas por segundo (fps) a ofrecer soporte para 120. ​Esto implica una fluidez y una experiencia de juego realmente óptima.

SSD, HDMI 2.1 y retrocompatibilidad

La nueva consola contará también con unidades de almacenamiento en estado sólido (SSD), así como señal de latencia dinámica para comunicar a la consola con los mandos -para proporcionar «sincronización de señal inmediata»- y puertos con el nuevo estándar HDMI 2.1, que permite un modo de latencia baja automático y tasas de refresco variables.

Asimismo, Microsoft confirmó que la nueva consola seráretrocompatible con los videojuegos de las tres generaciones anteriores (Xbox One, Xbox 360 y la Xbox original) y ha anunciado que el sistema de descarga de juegos hará uso de Smart Delivery y garantizará en sus videojuegos propios como Halo Infinite que el jugador recibe la versión correcta en función de su plataforma.

Xbox Series X y su servicio de suscripción Xbox Game Passcontarán con videojuegos de desarrollo propio compatibles desde el momento de su lanzamiento, como Halo Infinite, como concluyó Spencer.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here