El 5G: realidad antes de lo previsto

Favorecerá al desarrollo de la inteligencia artificial y propulsará el consumo en línea. Qué nos falta para hacer uso de la nueva red.

Corea del Sur se convirtió en el primer país en habilitar una red nacional de 5G, fundamental para la ejecución de proyectos de robotización e inteligencia artificial. Si bien todavía suena lejano para la Argentina, donde las redes no son el mejor atributo a destacar, el desarrollo va más rápido de lo esperable. El impacto certero para la mitad de los habitantes será en 2025.

¿Qué permite el 5G y por qué se habla de una necesidad humana? Las empresas, con Huawei a la cabeza, explican que los celulares con capacidad de 5G pueden descargar datos a una velocidad 20 veces mayor que los existentes con 4G, lo que teóricamente les permitiría a los usuarios descargar una película casi instantáneamente. La infraestructura, además, mejorará las transmisiones en vivo y los servicios de streaming de música y video, al tiempo que permiten una gama más amplia de servicios de realidad virtual.

Uno de los antecedentes recientes es el del gobierno estadounidense, que reveló días atrás sus planes para acelerar la instalación de redes 5G, junto a un compromiso de miles de millones de dólares para dar a las regiones rurales más aisladas acceso a comunicaciones móviles ultrarrápidas. En Chicago y Mineápolis,por ejemplo, la nueva tecnología ya es testeable.

La estocada de la administración Trump es una obvia reacción al contundente golpe al mercado de las telecomunicaciones dado por Corea del Sur, ahora posicionado por encima de sus vecinos China y Japón. Incluso, mientras se ponía en funcionamiento la red en el país asiático, Samsung lanzó a la venta un modelo del Galaxy S10 con compatibilidad 5G.

Pero para los gobiernos de los países centrales la seguridad sigue siendo el principal freno al desarrollo. Así lo dejó en claro la canciller de Alemania, Angela Merkel, quien afirmó que el país definirá sus propios estándares de seguridad para las redes de 5G, después de que Estados Unidos le advirtiera sobre las consecuencias de no prohibir a la empresa china Huawei en la construcción de las redes de próxima generación.
El debate por el 5G, cuyas estimaciones lo establecen para 2025 con un alcance a la mitad de la población, se intensificó en la última cumbre de Huawei celebrada en Shenzhen. Ken Hu, el presidente rotatorio del gigante chino, vaticinó que el 97 % de las grandes empresas usará inteligencia artificial en seis años, mientras que el 77 % de las apps hará uso de la quinta generación, de acuerdo con lo citado en Clarín.
En cuanto a Latinoamérica, los países que avanzan más rápido con 5G son Brasil, México y Chile, mientras que la Argentina todavía adeuda definir qué banda del espectro radioeléctrico asigna a la tecnología.  

La pregunta del millón, sin embargo, es qué tan conveniente es destinar esos ahorros en un teléfono compatible con el 5G. Si bien es cierto que marcas como LG, ZTE, OnePlus, Motorola, Samsung, Xiaomi y Huawei ya presentaron algunos modelos, y alistan otros en breve, todavía no es posible experimentar la tecnología hasta que sea plena la expansión comercial.

El despliegue se espera para 2020, cuando posiblemente seamos testigos de una tarifa a cambio del servicio. Como pasó en su momento con el LTE, el alcance será limitado, mientras se ajustan cuestiones que al usuario poco le importan, a fin de cuentas.

Como las fechas nunca son exactas, si el usuario es capaz de renovar seguidamente su smartphone, lo razonable sería esperar a los avances, ya que la oferta de compatibilidad es aún sectaria y la inversión no lo amerita del todo. Dicen que el futuro está a la vuelta de la esquina, aunque requiere un poco de paciencia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here