Visitar Ecuador es hacer un viaje a cuatro mundos

Una buena entrada al país es aterrizar en Guayaquil, ciudad de múltiples atractivos urbanos, culturales y sitios naturales con una amplia gama de servicios que, desde su reconstrucción y cambio de imagen, por 1998, cautiva no sólo por su cálido clima sino por la cordialidad de sus habitantes.

Guayaquil está en un brazo del océano Pacífico y rodeada por el río Guayas, que invita a recorrer manglares, bosques tropicales y colinas, con una gran proximidad a hermosas playas.

»Es ciudad puerto y puerta de entrada al Ecuador: cálida, acogedora, diversa, cosmopolita, cultural y alegre», resumió Joseph Garzozi, director de Turismo, Relaciones Internacionales y Competitividad del municipio.

La provincia de Guayas, en el centro de la costa ecuatoriana, se divide en 25 cantones con diferentes atractivos, entre ellos los del Norte, con una rica historia rodeada de bosques secos y mágicos paisajes.

Los del sector Central están bañados por el río Guayas y otros provenientes de los Andes; en los del lado Oriental, la transición con la sierra ofrece la mayor oferta para animarse a los deportes extremos y disfrutar del turismo aventura.

Los de la región Sur -en el Golfo de Guayaquil-, rica en flora y fauna y destacada por sus grandes camaroneras que hacen el principal producto de importación y sustento de sus lugareños.

El sector Occidental posee uno de los mejores climas del mundo, con playas hermosas y gente muy amable como la de `Playas` o el nuevo `Engabao´, »listos para recibir a turistas nacionales y extranjeros en la Perla del Pacífico», según Raúl Suconota Guevara, presidente del Proyecto Visión de Ecuador.

LEÉR MÁS  Ordenan reincorporar periodistas despedidos de la Agencia Télam

Con precios accesibles en hotelería, artesanías y en excursiones y su exquisita gastronomía, en esta gran oferta turística por región el Guayas ofrece varios circuitos.

Entre ellos está la »Ruta Alimentaria», con plantaciones de bananos, cacao, caña de azúcar, y arroz, que dibujan pintorescas vistas en los vaivenes de las rutas y son un fiel reflejo de los pilares de su economía, modo de vida y reconocimiento a nivel mundial de sus productos más nobles.

También están la »Ruta del Pescador», con su Puerto El Morro y avistamiento de delfines y aves; la »Ruta de la Aventura», destino ideal para acceder a impresionantes cascadas, y el Camino Real del Inca donde se puede hacer senderismo y campamentos, y la »Ruta de la Fe», con numerosas catedrales, capillas, iglesias y santuarios.

En la cordillera de los Andes se encuentran páramos, lagos, ríos, cascadas, aguas termales y bosques de neblina, como la popular »Baños», conocida como Capital de la Adrenalina, apta para todo tipo de deportes extremos y el contacto con la naturaleza.

Además hay infinitos valles, mercados indígenas y pintorescos pueblos o ciudades coloniales históricas y modernas, como Cuenca, actual Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Tras la sierra está la Amazonía, con su intensa vegetación que descubre numerosas cascadas, arroyos y senderos con orquídeas, o volcanes como el Sangay y el Altar, hogar de cientos de aves y peces, dentro de una diversa fauna y flora únicas de la región.

LEÉR MÁS  Caso Próvolo: declararon imputable al jardinero Armando Gómez

Para finalizar un rápido recorrido, sin olvidar la capital Quito y su monumento justo en la »Mitad del Mundo», es bueno pasar unos días en alguna de las tantas playas del Pacífico.

Se pueden elegir playas vírgenes, el multicultural y recomendable »Montañita» o modernos balnearios, como el de Salinas o Puerto de Manta, todas junto a puertos y poblaciones pesqueras.

Las Islas Galápagos, uno de los parques naturales más importantes de la Tierra y Patrimonio Natural de la Humanidad, tiene 13 islas principales, seis menores y decenas de islotes volcánicos donde habitan tortugas gigantes, coloridas aves como los piqueros de patas azules, rojas o enmascaradas, flamencos y pingüinos.

El archipiélago está a casi mil kilómetros de la costa, por lo que conocerlo no sólo depende de la curiosidad por ese laboratorio viviente de especies que no habitan en otro lugar del planeta, sino de contar con al menos unos 700 dólares por un paquete aéreo con tres noches con media pensión y entradas a los parques.

Las opciones son excelentes tanto para quienes cruzan a Galápagos como para quienes destinan su tiempo y dinero en Ecuador continental, con su mega diversidad natural, cultural y humana, ejemplo de turismo sostenible en América latina.

Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here