UNIDOS Y ORGANIZADOS:»La Cámpora es el instrumento que expresa la conducción de Cristina»

AGENCIA PACO URONDO: ¿Cuál es balance que hacés de la militancia del kirchnerismo hoy?
Andrés Larroque: Hay que analizar el desarrollo histórico, cómo surge el kirchnerismo o el Movimiento Nacional y Popular, peronismo kirchnerista, cada uno tiene la libertad de utilizar la denominación que le parezca. Cuando Néstor asume en 2003, no asume con una fuerza política propia. Era el emergente de una situación crítica de Argentina donde, con gran capacidad e iniciativa política, él logra juntar, en el transcurso de su presidencia, la adhesión de sectores que van desde el peronismo más tradicional a los DD.HH. pasando por el fenómeno la juventud.

Al 2003 se llega en el marco de la atomización de los 90 y todo lo que había significado la resistencia que tenía una noción que se oponía al neoliberalismo, la Alianza, pero, obviamente, no había una base de acuerdo respecto de qué Argentina se pretendía construir. En una protesta coincidían, en 2003, el Polo Obrero con los compañeros del Movimiento Evita o nosotros. Eso tenía que ver con que había una coincidencia circunstancial respecto de una situación límite de la Argentina pero no una estrategia clara del campo popular.

Néstor viene a dar esa estrategia. Esto se profundiza durante la presidencia de Cristina, sobre todo a partir del conflicto con la patronal agraria, momento en el cual sectores que eran adherentes pasivos deciden tener una postura de mayor protagonismo y dejan de lado cuestiones que les generaban dudas, muchas de ellas planteadas por los medios de comunicación que esmerilaban por izquierda al Proyecto Nacional y esto se va profundizando con el debate sobre la ley de medios donde otros actores de la militancia social, cultural y del ámbito de la comunicación, Carta Abierta, los 21 puntos por la Radiodifusión Democrática, se suman de una manera muy contundente. Un montón de agrupaciones empiezan a ver en el kirchnerismo como una opción de transformación real que empiezan a engrosar el caudal de la militancia que el compañero proyectó.

Eso se consolida de manera exponencial con la muerte de Néstor que actúa como el llamado final, inclusive para aquellos que eran argentinos que no tenía una militancia orgánica pero que se sintieron conmovidos por el sacrificio de Néstor y es ahí donde se suman a La Cámpora, al Evita, a los Descamisados, a la Martín Fierro, al Peronismo Militante. Se engrosan todas las organizaciones del kirchnerismo, se consolida el espacio de 678, todos los fenómenos, después del 27 de octubre de 2010, crecen en número y en calidad.

APU: Es la etapa del »Que florezcan mil flores»…
AL: Exacto. Ese era un planteo de Néstor respecto al haber centrado a Magnetto como el enemigo concreto y decir: todo lo que no sea Magnetto, la derecha, la oligarquía tradicional, los grupos financieros, tiene que estar de este lado y, después discutiremos los matices. Esa acumulación que venía desarrollando el kirchnerismo, el Proyecto Nacional y Popular fue tumultuoso, como siempre son los fenómenos en el peronismo y no hubo tiempo (para organizar), por el nivel de la confrontación que en 2008 casi lleva a la destitución de nuestro Gobierno, en 2009 una coyuntura electoral muy dura para el kirchnerismo, en 2010 una recuperación de la iniciativa pero que nos encuentra en un momento de plenitud de la recuperación ante la sociedad con la muerte de Néstor y luego de ésta, la tarea de Cristina de tener que seguir gestionando y, a la vez, encarar el proceso electoral, primera vez en la historia que se dan las primarias obligatorias y abiertas, una doble elección, la del 14 de agosto y la del 29 de octubre.

Todo eso obligó a que primero defendamos al Gobierno, que después nos repongamos a lo que significó la muerte de Néstor, consolidemos la gestión y que encaremos la pelea electoral. Todo eso salió bien, la coyuntura electoral la atravesamos de manera contundente y, obviamente, después del 54,11%, la consigna de Cristina tenía que ver con la profundización, buscar un gran resultado para recuperar la legitimidad y la correlación de fuerzas que nos permita seguir avanzando en esta pelea con los grupos de poder y, a la vez, en esta idea de ir realizando cada día más transformaciones en función de tener una Argentina más justa, más equitativa, más desarrollada. Lo que se plantea es: »Logramos este capital político, hemos acumulado militancia tumultuosa, y hemos acumulado más de 11 millones de votos, a esto, evidentemente, hay que darle un correlato organizativo».

LEÉR MÁS  A partir de hoy se habilitan en La Pampa los shows en vivo en locales gastronómicos

Es ahí donde comienza a bosquejarse este acto de Vélez, que iba a ser el 11 de marzo. Cristina explica porqué ella había planteado que sea el 27 de abril (noveno aniversario de las elecciones de 2003): por esta idea de construir una épica (del kirchnerismo), un conductor ha dado su vida, todos los días Cristina poniendo todo, hay mucha épica en esta nueva etapa del peronismo. Corresponde que nosotros comencemos a marcar estos hitos de un nuevo momento de nuestra Argentina que no niega lo anterior pero que quiere dar cuenta de lo nuevo. A partir de eso, ella encaró ese momento como conductora más que como Presidenta, nos dio una definición contundente de »Unidos y Organizados» que fue muy útil para todas las organizaciones porque era lo que estábamos esperando hacía mucho tiempo. Veíamos la proliferación de espacios, una capacidad de movilización importantísima del kirchnerismo y necesitábamos una idea que nos junte a todos y nos de un marco que identifique desde el Partido Comunista (CE) hasta el peronismo de La Matanza, que estaban en el acto o a compañeros de UPCN y de ATE e ir mostrando que más allá de las pequeñas diferencias que hay algo que nos contiene a todos, la conducción de Cristina, producto de un Proyecto Nacional que transformó la Argentina y que se plantea ir por mucho más.
En esa perspectiva, (la consigna) »Unidos y Organizados» es la herramienta que nos va a permitir encarar esta etapa de profundización que ya teníamos clara antes de las elecciones de octubre: »Si ganamos con un triunfo contundente, la situación va a ser más compleja en términos de confrontación con la derecha y con el poder económico» porque en la medida que por la vía democrática electoral uno consolida esta transformación, obviamente aquellos factores de poder que no van a elecciones, también iban a radicalizarla pelea. Eso requería un mayor nivel de organización popular. Hoy »Unidos y Organizados» se ha transformado en la identidad del movimiento kirchnerista, peronista, nacional y popular y estamos trabajando en la organicidad de esa estructura sin apurarnos, sin volvernos locos, sin pensar que esto se arregla con un esquema de cuadraditos en un organigrama y entendiendo que lo primero es la política, que la política hoy la expresa la Presidenta, el Gobierno y que sobre esa iniciativa política que sigue estando a la vanguardia del campo popular vamos construyendo conciencia y organización en el marco de nuestro pueblo.

APU: ¿De acá a 2015 lo electoral va a incidir sobre cómo llevar adelante la consigna »Unidos y Organizados»?
AL: Entendemos que el eje no tiene que ser lo electoral porque es perfectamente aceptable que alguna de las agrupaciones del »Unidos y Organizados» tenga en un distrito mayor preferencia por un compañero y otra por otro. La idea es que el espacio sirva para armonizar esas situaciones porque siempre se puede encontrar consenso para que a la Presidenta la represente un compañero en cada territorio y que atrás de él o ella, puede haber síntesis. Si ponemos la discusión electoral adelante estaríamos cometiendo un error, la idea es que haya la mayor síntesis posible en cada lugar y donde no hay, vamos a respetar que no la haya.

Más allá de los tiempos electorales, hay que mirar con visión de mediano y largo plazo. Nosotros estamos reconstruyendo lo que Néstor Kirchner planteaba como el objetivo central de esta etapa, más allá de la gestión de gobierno y las transformaciones que le cambian la vida a nuestro Pueblo. El reaseguro para no perder lo realizado y poder continuarlo –planteaba- es la recuperación del Movimiento Nacional y Popular por el que habían venido en el 76 y habían terminado de destruir en los 90.
Un Movimiento Nacional organizado, vertebrado, que no se diluya producto de una coyuntura electoral negativa, era la apuesta estratégica. Nuestra idea es pensar la política a diez, veinte, treinta años y, obviamente, vendrán coyunturas electorales donde le tocará ganar a alguno, coyunturas donde tengamos que absorber en alguna provincia o algún municipio una situación compleja pero si miramos en perspectiva y con la estrategia general hacia adelante, lo vamos a poder absorber como »pequeñas excrecencias que tiene la política coyuntural», como decía Perón.

No podemos desconocer que la posibilidad de tener esta idea de »Unidos y Organizados», de tener el de Vélez como hecho político contundente, de tener la posibilidad de ir vertebrando ciertas orgánicas en distintos ámbitos, nos va a poner en mejores condiciones para llegar a la coyuntura electoral sin el caos que, obviamente, tenía que ser necesariamente el kirchnerismo porque éste, ha mezclado expresiones de poder territorial como los intendentes, los gobernadores, las organizaciones sociales de la resistencia de los 90, espacios como Carta Abierta, la militancia estudiantil universitaria, los DD.HH. o compañeros provenientes del sindicalismo, entonces, lógicamente, la capacidad de poder aglutinar tanto, que es lo que le permite a este Proyecto Nacional y Popular mantenerse y consolidarse, tiene como contrapartida que, muchas veces, son variadas las expresiones que armonizar para darle una lógica de armado y eso tiene sus costos pero es el trabajo que uno debe hacer si quiere cambiar la historia.
Si uno elige ser testimonial y estar con los amigos, como decía Perón »con los buenos» –los que me gustan a mí porque ¿quién define qué es bueno y qué es malo- y quiere manejarse en política con los que está a gusto, siempre va moverse en expresiones reducidas, ahora, si uno entiende que hay una pluralidad de puntos de vista sobre la realidad, sobre la historia, el secreto de todo esto y la capacidad que tiene Cristina, es el poder contener esa pluralidad y no en función de la nada sino en función de una estrategia que permanentemente, avanza contra los grupos de poder económico y que, por otra parte, a través de la gestión de gobierno, a través del Estado, va construyendo a diario una Argentina más justa y más equitativa. Sobre esos ejes vamos a ir trabajando.
APU: Muchos espacios coinciden en que el principal responsable de motorizar la unidad es La Cámpora. ¿Lo ven así?
AL: No voy a mentir, diversas circunstancias nos han puesto en un lugar de responsabilidad, por lo tanto, también somos muy concientes de la humildad con la cual tenemos que encarar esa responsabilidad, por eso nos apoyamos mucho en todos los compañeros que hoy están sosteniendo este espacio y tratamos de ser un factor de articulación y de entendimiento respecto de todos los compañeros valiosos que quizás en algún momento, por diversas coyunturas, tuvieron alguna diferencia circunstancial y permanentemente trabajamos para correr esas diferencias que a veces tuvieron que ver con circunstancias, otras con malos entendidos, otra con la complejidad de la coyuntura, pero que son todos compañeros valiosos, de mucha experiencia, con la capacidad, y muchas veces nos sentimos muy honrados que compañeros con tanta trayectoria y capacidad política confíen en nosotros porque, en realidad, aprendimos de ellos.
Hoy, de alguna manera, tratamos de sintetizar todo lo que aprendimos de cada compañero desde el lugar de que no tenemos ningún tipo de aspiración, que no pretendemos hegemonizar ni imponernos sino que lo único que queremos garantizar, es ser el instrumento para expresar la conducción de Cristina Fernández de Kirchner, que es la única que conduce. Desde un rol de ejecución táctica, como podemos tener hoy, comprendemos que es nuestra responsabilidad, todos los días tratamos de no marearnos, de no sobrepasar nuestras atribuciones y poder ir llevando la relación con todos los compañeros de manera armónica porque entendemos que todos tienen para aportar y que, si logramos consolidar este momento, le vamos a dar a la Argentina un espacio político para las próximas décadas. Con mucha prudencia, queremos ir trabajando, llevando a todos los compañeros, entendiendo que no tenemos, como pasaba en los 90, el problema de resolver la estrategia porque la estrategia la resuelve la conductora y eso nos saca a nosotros una gran parte del trabajo.
Tenemos que tratar de armonizar esa estrategia en una táctica que nos haga sentir a todos a gusto, que le de participación a todos los compañeros y que todos se sientan protagonistas en la medida de la realidad que cada uno expresa. Ese es nuestro trabajo y por supuesto que todos los días nos levantamos, sentimos esa responsabilidad y a la vez, le agradecemos a Néstor, a Cristina y a todos los compañeros que integran hoy este espacio porque, quizás, de alguna manera, nos apoyan y nosotros nos apoyamos en ellos y nos dan esa responsabilidad que, por supuesto, nos es muy grata y nos honra mucho.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here