UN INTENDENTE RECONTRA CALIENTE

La preocupación por un posible caso positivo de coronavirus (Covid-19) hizo estallar al alcalde Gianfilippo Banchieri en Delia, Sicilia, Italia. La vecina a la que le hicieron los estudios finalmente dio negativo, pero las consultas que le realizaban los vecinos lo sacó de sus casillas. «La reputada corrección, me van a disculpar, no es lo correcto», afirmó.

«Muchos de ustedes han hecho carteles que dicen ‘Va a ir todo bien’. Muchos lo escriben en Facebook, en los mensajes; pero yo quisiera entender: ¿Cómo es que va a estar todo bien? ¿Cómo irá todo bien si salimos todos los días a hacer las compras?Cuando las compras habría que hacerlas una vez cada diez días. ¿Cómo irá todo bien si cada día salen tantas personas a comprar cigarrillos -yo no me meto en su vicio- en lugar de comprar varios (paquetes) y llevarlos a su casa? Compran varios y los llevan a sus casas en lugar de ir a comprar cigarrillos cada día», explicó.

Pero, al parecer, no sólo los fumadores violan el confinamiento. La lista, parece, es grande: «¿Cómo irá todo bien si la gente va y viene de la estación de servicios? De qué sirve tener nafta si tenés que quedarte en casa. ¿Cómo irá bien si tantas personas piden que les vengan a cortar el pelo a casa? El peluquero a domicilio. De qué sirve ese corte. Para qué sirve arreglarse el pelo en este momento. ¿Me lo explican?».

Los que salen a correr o dicen estar estresados también recibieron su mensaje. «¿Cómo irá bien si tantas personas me llaman para ir a correr porque están estresadas? Chicos, yo corro desde los 20 años, con altibajos pero corro hace 30 años. Y en Delia, los que corremos somos como 20 personas: ¿Ahora son todos deportistas en Delia? Todos los que quieren correr, a dónde van a ir a correr. Si la última vez que salieron a correr fue cuando hicieron un campamento en la escuela primaria. ¿Podemos ser serios?», preguntó.
Para dar una magnitud de la situación, el alcalde de Delia contó varias anécdotas: «Me llaman: Alcalde, tengo que ir a Canicattì para hacer una compra. ¡No se puede ir a Canicattì a hacer la compra! La compra la haces en Delia. Salvo que necesites algo importante que en el pueblo no haya, como una medicación que salvará tu vida, un alimento para intolerancias (por ejemplo para personas celíacas o alérgicas). ¿Qué hacen? Me llaman para decirme: ‘ Mi perro come el alimento que sólo venden en Caltanissetta’ -capital de la comuna, ubicada a 45 kilómetros-. ¿Pero a ésto le llamamos seriedad? ¿Le llamamos sentido común?».

Pero no es el único, Giuseppe Falcomatà, alcalde de la ciudad italiana de Regio de Calabria, llamó la atención de un vecino: «No eres Will Smith en ‘Soy Leyenda”. El hombre abusaba del permiso que tienen los ciudadanos para pasear a sus perros a fin de permanecer en la calle. La mascota, según el alcalde, estaba “visiblemente agotada”.

LEÉR MÁS  DENUNCIA de un exsenador por presiones del gobierno de Macri en la causa AMIA

 

La preocupación por un posible caso positivo de coronavirus (Covid-19) hizo estallar al alcalde Banchieri en Delia. La vecina a la que le hicieron los estudios finalmente dio negativo, pero las consultas que le realizaban los vecinos lo sacó de sus casillas. «La reputada corrección, me van a disculpar, no es lo correcto», afirmó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here