El intendente de la Ciudad de Mendoza aseguró que piensa reflotar el proyecto impulsado por Rodolfo Suarez. «La idea es avanzar con las cocheras subterráneas no en el microcentro sino en una zona periférica que vamos a delimitar”, señaló.

Estacionar en la Ciudad de Mendoza es cada vez más complicado. Esto se debe al importante flujo vehicular de nuestra capital, el cual se acrecienta aún más durante el día, cuando miles de personas llegan de diferentes puntos del Gran Mendoza para trabajar.

En este contexto el intendente Ulpiano Suarez aseguró que piensa reflotar la idea de que se construyan cocheras subterráneas. Según se estima, son cerca de 200 mil vehículos que ingresan por día a la Ciudad. Por ello la creación de playas de estacionamiento bajo suelo toma fuerza nuevamente.

Fue en una entrevista con Radio Nihuil donde el jefe comnual señaló: “Vamos a reflotar la iniciativa de la gestión de Rodolfo (Suarez) de invitar al sector privado a invertir. La idea es avanzar con las cocheras subterráneas no en el microcentro sino en una zona periférica que vamos a delimitar”. 

“Tenemos que evitar -siguió- que continúen entrando 200.000 autos por día al Centro. Lo ideal es que estacionen a algunas cuadras y las personas hagan el último tramo caminando, en monopatín o en bicicleta”, amplió.

La idea de Rodolfo Suarez fue presentada en “2019 pero después por el contexto de incertidumbre por las condiciones macroeconómicas los privados desistieron. Por eso vamos a revisar la norma para hacerla atractiva en función del tiempo de concesión y de beneficios fiscales”.

“Vamos a establecer 4 o 5 puntos en la periferia y contemplaremos propiciar la multimodalidad para que dentro del plan que se establezca tampoco los colectivos ingresen al microcentro, sino lleguen a algunas cuadras cercanas”; amplió.

Luego agregó: “Estamos próximos a mandar la iniciativa al Concejo Deliberante. Decían que no se podían hacer cocheras subterráneas debajo de las plazas y parques, pero hace poco vimos en Recoleta, Buenos Aires, que sí las hay y funcionan muy bien”.

Por último, y para llevar tranquilidad a los trabajadores, Suarez aseguró que cualquier proyecto que se lleve adelante incluirá a los «trapitos» o tarjeteros. “Queremos la continuidad del trabajo de ellos aunque se cambie la tecnología con censores o apps. Son 400 familias que viven del estacionamiento medido”, explicó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here