RESISTIR LA CONTAMINACIÓN por León Repetur

Resistir a la contaminación

por León Repetur*

No sólo el cianuro contamina. También las voladuras de nuestra cordillera y los gases policiales. Las balas de goma contaminan, al dar en el cuerpo de los pacíficos manifestantes. Y el cerco mediático a la Marcha por el agua también contamina. Contamina el alma de los vecinos de los departamentos que caminaron toda la noche para peticionar el veto de la 7722. 

Contamina la miserabilidad de algunos políticos votados para ser oposición y voz de los que no tienen voz. Contamina el ardid de manual de infiltrar policías para que violenten la marcha y justifiquen la implantación del miedo. 

Contamina la fábula oficial, de los medios y empresarios, pintando la idílica transformación del desierto actual, en un oasis de trabajo para los desocupados albañiles, camioneros o especialistas en explosivos. 

Contamina el vallado con el que el Gobierno “democrático” espera a una parte de su pueblo que lo votó y a otra parte que no lo votó, unidos en este caso en  el mismo reclamo: la defensa de la vida y de la cultura.

Contamina el silencio de las autoridades nacionales, en especial, del nuevo Ministro de Ambiente de la Nación, Cabandié, del cual todos esperábamos alguna participación o intervención.  

Contamina el silencio de algunas instituciones, muy afanosas en estudios de desarrollo sustentable y sostenible y en responsabilidad social empresaria, ausentes desde el principio. 

Y muchas más contaminaciones iremos detectando en esta larga lucha, que retoma el pueblo mendocino, por recuperar la tranquilidad de vivir sin contaminación.  

¿Qué significa vivir sin contaminación? 

En primer lugar, reconocer que estamos viviendo el fracaso de la política y de los empresarios locales en hacer de Mendoza un espacio con trabajo para todos. No sólo no lo hicieron sino que estamos frente a un Estado fallido, endeudado hasta la coronilla y desesperado ahora por salir de esta situación de cualquier manera. Una de esas maneras es la entrega del patrimonio de todos a la voracidad de los buitres mineros internacionales. 

La falta de inteligencia y de convocatoria a todos los mendocinos para hacer frente a esta debacle de la política y de un empresariado apurado por abrir off shores, genera salidas que más bien son caídas profundas en crisis de representatividad, económica y de destrucción del ambiente, de la concordia y de la cohesión social de los mendocinos. 

En vez de aceptar el fracaso, como supuesta “elite” dirigencial  y tratar con humildad y patriotismo de abrir los canales de participación y de debate tranquilo y necesario para mejorar la “matriz productiva”, toman el atajo más peligroso y facilongo: imponernos de la noche a la mañana, “tratamiento expres” le dicen ahora, la subordinación a la peor de las inversiones y de los grupos empresariales del mundo: los megamineros. 

Por supuesto que los megamineros  tienen poder de fuego. Y así como te convencen que el cianuro es “ noble”, también te baten que los diques de cola son seguros y que las regalías que te van a dejar servirá para pagar la irresponsable deuda mendocina contraída en dólares  y algo podrá ir también para saldar algunos pagos de la inmoral superdeuda heredada de Macri.

LEÉR MÁS  La NASA advirtió que cada vez hay menos nieve en la Cordillera de los Andes

Y si estos cantos de sirena no funcionan van a los bifes: no será ahora la tarjeta Banelco, algo similar se les ocurrirá (si es que ya no se les ocurrió) . 

Si nos descontaminamos de tantas mentiras, podremos, como comunidad, encarar en serio un camino de recuperación y de trabajo para todos.  

  • León Repetur es gestor cultural/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here