PREMIOS OSCAR, WICHIS, HAMBRE Y MISERIA

La verdadera sorpresa para los argentinos que seguían la 92ª ceremonia de los Oscar la dio Andrew Buckland, un montajista, director y realizador de nacionalidad sudafricana, pero nacido en Zimbawe. Buckland recibió el premio a Mejor Montaje por la película “Ford vs. Ferrari» y expresó: «Saludos a mi familia en Argentina, un beso grande», en un español atendible y ante el asombro de buena parte de los presentes.

¿Cuál es, entonces, la relación de Buckland con nuestro país? La sorpresa devino en curiosidad y los enigmas comenzaron a develarse rápidamente. El montajista está casado con la productora y pastelera argentina María Azcuénaga y visita con asiduidad nuestro país.

Pero el interés de Buckland por la Argentina no concluye en los protocolos familiares. En 2011 filmó el documental «Somos Wichi», donde revelaba las penurias de ese pueblo originario como consecuencia de los desmontes.

La web oficial del documental destaca que «‘Somos Wichi’ es una mirada a la vida de un pueblo indígena muy poco conocido: los Wichi. Ubicados en la selva del Gran Chaco; en el noroeste argentino; los Wichí están luchando contra los efectos destructivos del desarrollo agroindustrial que está erradicando la mayoría de sus fuentes tradicionales de recursos.»

El texto puntualiza que «diferentes personas hablan en el film: Roque; quien hace denodados esfuerzos por proteger el poco de selva que dejaron los leñadores; Tiluc el shaman que está tratando de preservar y transmitir su cultura tradicional y Karina; quien está decidida a darles a los niños una educación básica pese a la fuerte discriminación que se da en la escuela.»

LEÉR MÁS  MENDOZA NECESITA EL CLÚSTER DE LA MÚSICA (Primera entrega) por León Repetur

«Somos Wichi» también incluye «las apreciaciones de dos respetados antropólogos: el Dr. John Palmer y la Dra. Morita Carrasco quienes trabajan con los Wichí; se va delineando una imagen que revela a un pueblo que, a pesar de estar viviendo grandes dificultades; han sido capaces de mantener la unicidad de la original y propia identidad sumando a la fortaleza de su carácter.»

El documental pretende desarticular los prejuicios que rodean a este pueblo originario y lo consideran «pobres e ignorantes».

Todos los años mueren niños wichies en Salta, por diferentes razones: desnutrición, deshidratación, falta de ambulancias, falta de agua, etc. Algunos lo llaman el “lento genocidio Wichi”, otros hablan de ecocidio (asociado a la brutal tasa de deforestación).

Estas últimas semanas murieron 7 niños y una mujer, además de haber cientos de niños en estado crítico. Los caciques y la gente, denuncian la falta de agua potable y de alimentos, el corrimiento de sus tierras ancestrales, debido a la expansión de la soja transgénica y el uso de glifosato.

LEÉR MÁS  Una nena de doce años filmó a su tío mientras abusaba de ella

La escasez de comida se debe fundamentalmente a que han perdido la posibilidad de acceder a la tierra y a los frutos del bosque, debido a la deforestación para el cultivo de soja. Este año, además de plantear todas estas cuestiones, un médico denuncia la falta de infraestructura médica, servicios sanitarios básicos, pocos médicos. Podríamos decir que no está funcionando tampoco, la atención primaria de la salud que detecta las situaciones críticas y deriva a los centros de mayor complejidad. etc.

La situación es la misma desde hace muchos años y ningún gobierno le ha dado una repuesta de fondo al problema. Esta atrocidad e inhumanidad nos coloca en el centro de las noticias nacionales y a veces internacionales.

Hace unos días vino el nuevo ministro de Desarrollo Social de la Nación y reconoció que el problema era la falta de agua potable, el acceso a servicios de salud y alimentos. En el acto donde se firmaban acuerdos con la provincia, vinculados con el acceso al agua en la zona, el gobernador dijo que “venimos a traer agua segura” (¿que habrá querido decir con eso?).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here