Neuquén: se recuperó de coronavirus pero sus vecinos lo golpearon y le incendiaron la casa

El lugar de trabajo del enfermero.

Un enfermero recuperado de Covid-19 fue agredido por sus vecinos hasta quedar inconsciente y luego incendiaron su casa y robaron su auto. «Andate porque sos un caso positivo y te vamos a quemar la casa, no queremos gente como vos acá en el barrio», relató Daniel Porro la amenaza que había recibido por parte de sus vecinos del barrio Nueva Esperanza, en Neuquén capital.

Porro trabaja en el policlínico ADOS de la capital nequina, donde se habían registrado varios positivos en el mes de junio. El 19 de ese mes, el enfermero se realizó un hisopado que le dio positivo de coronavirus y fue cuando comenzaron las amenazas por parte de sus vecinos.

LEÉR MÁS  El Presidente apunta a un acuerdo con el FMI con "objetivos" y "redistribución del ingreso"

Las amenazas ocurrieron a pesar de que el hombre había tomado la decisión de autoaislarse en la casa de su madre antes de conocerse que era positivo y recién volvió a su domicilio cuando un segundo hisopado le dio negativo.

Los vecinos no dejaron de increparlo y, finalmente, el jueves último se desató la violencia, cuando el enfermero recibió el llamado de un vecino que lo invitó a salir a la vereda.

Porro fue atacado a trompadas y patadas, hasta quedar inconsciente. «Me golpearon por todos lados entre varias personas, y todavía no me recupero. Perdí el conocimiento y quedé en el hospital», contó.

Tras la golpiza, el enfermero Daniel Porro perdío el conocimiento y debió ser asistido en un hospital.

Mientras el trabajador de la salud se encontraba en el hospital, los agresores, miembros de la misma familia, prendieron fuego su casa, que tenía partes a medio construir, y le robaron su auto, un Fiat Palio, el cual la Policía pudo recuperar a las pocas horas.
Por el momento, no hay personas detenidas por la agresión y el robo.

LEÉR MÁS  Nicolás Trotta: “Celebro que ahora a Macri le interese la educación porque en 4 años se dedicó a desfinanciarla”

 


Fuente: Página/12

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here