Murialdo: las pruebas complicarían al celador

La Justicia determinó que el abuso no provino del ambiente intrafamiliar de la menor, ni de una persona ajena a la institución que haya ingresado esa mañana. Las cámaras de seguridad ubican al celador cerca de la escena del vejamen.

La causa que investiga el abuso de una nena de 4 años en el Instituto Leonardo Murialdo de Guaymallén continúa con su rumbo. Las últimas hipótesis de los investigadores complicarían al celador del establecimiento, único detenido por el presunto hecho.

En primer lugar las pesquisas determinaron que el abuso sexual sufrido por la niña, el 2 de agosto del 2018, no se había producido en un contexto intrafamiliar. También se descartó la hipótesis de que una persona externa haya ingresado al colegio para cometer el vejamen.

LEÉR MÁS  Según Naciones Unidas el horizonte de Argentina es altamente incierto

Esto se descartó luego de revisar las cámaras de seguridad y de comprobar que el cerco perimetral no había sido dañado.

La última idea es la que ubica al celador, cerca del lugar donde se cometió el hecho el día y la hora señalada. Cuando le preguntaron a la niña la menor indicó que el autor del hecho había sido «Simón grande».

Por otro lado la menor señaló que el hombre vestía un pantalón marrón y una remera azul, y que tenía algo negro en sus muñecas (compatibles con los quistes que tiene el celador). También dijo que tenía «avispas en la cara», que podría tratarse de los lunes que posee el hombre.

LEÉR MÁS  Muchos jóvenes no figuran en los padrones

Además los investigadores siguen sin entender como el hombre ingresó al sector de nivel inicial y demoró dos minutos y medios en salir, para un tramo que generalmente se recorre en 30 segundos.

Según se estima ese habría sido el momento que la niña fue al baño, y donde fue atacada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here