Milani: «Nunca en mi vida torturé, secuestré, ni maté»

El ex jefe del ejercito declaró en la Rioja por los delitos de lesa humanidad consumados durante la última dictadura.

Cesar Milani, ex jefe del ejercito del Kirchernismo, declaró esta tarde en la Rioja en el juicio por delitos de lesa humanidad perpretados durante la ultima dictadura en Argentina.

El detenido aseguró: “Nunca» torturé, secuestre, ni mate en mi vida”, al negar su participación en el secuestro de Pedro y Ramón Olivera en 1977 en La Rioja, y atribuyó «intencionalidad» y «oportunismo político» a la acusación por delitos de lesa humanidad formulados en su contra.

Además, agregó: «Si yo no le hubiera dicho que sí a Cristina (Fernández), no estaría sentado acá», al señalar que hubo «un oportunismo político» para acusarlo de delitos de lesa humanidad.

Milani describió como «imposibles» las circunstancias en las que, según la acusación, él estuvo supuestamente involucrado en el secuestro y las torturas que sufrieran tanto el ya fallecido Pedro Olivera como su hijo Ramón, denunciante en esta causa y testigo en este juicio. 
Tras negar su participación en esos hechos y asegurar no haber conocido «nunca» a los Olivera, Milani sostuvo tener «un profundo respeto por todas las víctimas del gobierno militar» y expresó «toda» su «solidaridad a la familia Olivera». 

Entre otras descripciones y preguntas que planteó en su exposición, Milani señaló que «nunca» en sus «45 años de servicio» vio a «un oficial de servicio -la función que cumplía en el momento de los hechos investigados- salir de una unidad para cometer una actitud demencial como un abandono de servicio, que estaba penado con la destitución, para ir a detener a una persona que no conocía».

LEÉR MÁS  Las variables económicas analizadas por una consultora privada

Además, dijo que si bien «nadie puede negar que un general o que los jefes de áreas sabían lo que estaba pasando», en relación al ejercicio del terrorismo de Estado, «el personal subalterno», él incluido, «no» estaba «al tanto». 

«Nosotros éramos tan víctimas como era Olivera. Nosotros estábamos adentro del cuartel haciendo funcionar al cuartel. El resto (en alusión a los procedimientos en los que eran secuestradas personas) lo manejó un grupo de personas determinado, empezando por los jefes, los oficiales de mayor confianza y jerarquía, y el área de inteligencia», sostuvo Milani.

En este punto, afirmó que, aunque «puede ser que en alguna guarnición militar algún jefe pudo haber hecho intervenir a subtenientes», en el caso del batallón en el que él se desempeñaba «eso no pasó».
De hecho, entre otros de los elementos que utilizó para negar las acusaciones en su contra en este juicio, el ex jefe del Ejército aseguró no haber sabido en ese entonces -ni él ni otros de sus compañeros- la existencia de un centro clandestino de detención en el Instituto de Rehabilitación Social (IRS), donde estuvieron en cautiverio y fueron torturados los Olivera.

Por otro lado, el ex jefe del Ejército durante la gestión de Cristina Kirchner se mostró conmovido cuando lloró al recordar a sus padres. «Yo no era el militar formal, no era el militar de pelo corto, no era el militar que no abraza a una chica», sostuvo. Y siguió: «Mi padre fue detenido dos años en Cordoba porque fue candidato a intendente de Cosquín; mi suegro fue detenido en Buenos Aires porque fue diputado con Perón. Mi padre y mi suegro fueron detenidos, a mí me van a hablar de persecución».

LEÉR MÁS  Empresas pequeñas y medianas no quieren acuerdo comercial con Europa

La Justicia dispuso su traslado el miércoles último, a partir de un pedido de su defensa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here