MENDOZA NECESITA UN PLAN DE EMERGENCIA CULTURAL, por León Repetur

Mendoza necesita un Plan de Emergencia Cultural

por León Repetur*

La cuarentena ha venido a desnudar la falta de reacción y de capacidad para desarrollar planes de emergencia frente a cambios bruscos de la realidad.

El Ministerio de Cultura de la Nación reconvirtió rápidamente sus prioridades y redireccionó una parte importante de su presupuesto y de su accionar a dar respuesta a los sectores culturales más golpeados por la cuarentena: artistas y organizaciones comunitarias. A la vez que comenzó a desarrollar una amplia cobertura cultural a través de las redes digitales, la radio y la TV para el conjunto de la población. Cabe destacar también la acción de la plataforma Formar Cultura, que ofrece un variado menú de capacitación on line para aprovechar gratuitamente por parte de la población. El trabajo unificado con los Institutos y Organismos Autárquicos dependientes de Cultura de Nación , INCAA, INAMU, INT, FNA, CONABIP también fueron puestos en la primera línea del salvataje a los sectores damnificados por el cierre total de salas, centros culturales y toda otra opción de acciones en vivo. Y a eso se van sumando nuevas decisiones que se adaptan a los requerimientos de la coyuntura cultural.

Navegando por las redes y conversando con los responsables de áreas culturales de provincias argentinas se verifican adaptaciones de las políticas culturales a la realidad de la cuarentena. Así, áreas de Cultura de La Pampa, San Juan, Catamarca, La Rioja, Chaco, CABA y Pcia de Bs AS entre otras, han generado planes de emergencia que les ha posibilitado dar respuesta al sector artístico y sostener una propuesta cultural on line para el conjunto de la comunidad en condiciones de aislamiento. Cursos, capacitaciones en industrias creativas, clases de música, pintura, danza, cerámica, escultura,  juegos culturales, fotografía, cine y video, etc;   recorridos guiados virtuales al patrimonio y a sitios turísticos, conferencias, debates, etc. Los ejemplos son numerosos y muy ingeniosos.

Lamentablemente Mendoza no se encuentra entre estos ejemplos. Todavía no se sale de un letargo que sorprende y que solo se explica en el marco de una involuntaria falta de capacidad y de competencia para la gestión cultural pública. En momentos de crisis se destacan las prácticas artesanales de las prácticas profesionales en Gestión Cultural. Y sin dejar reconocer el voluntarismo y la hombría de bien de algunos amigos que han sido designados responsables de gestionar la Cultura de Mendoza, es necesario decir que con eso solo no alcanza. 

¿Qué es un Plan de Emergencia Cultural?

Comencemos por entender que es un Plan

LEÉR MÁS  Un policía mató a su novia y a su hermano y luego se suicidó

Plan: Programa en el que se detalla el modo y conjunto de medios necesarios para llevar a cabo una idea.

Emergencia: Asunto o situación imprevistos que requieren una especial atención y deben solucionarse lo antes posible entonces un 

Plan de emergencia es la planificación y organización humana para la utilización óptima de los recursos y medios técnicos disponibles con la finalidad de reducir al mínimo las posibles consecuencias humanas y / o económicas que puedan derivar de la situación de emergencia; este plan se integra con un conjunto de estrategias que permiten reducir la posibilidad de ser afectados si se presenta la emergencia o estamos en el medio de ella.

Sabido esto, tenemos que concluir que Mendoza no tiene un Plan de Emergencia Cultural.

Esto significa que no es con una plataforma virtual o con el pago debido de Vendimia a los artistas  como se resuelve el problema. Son meros paliativos y un reconocimiento de la ausencia de un Plan. Porque decir que pagarles a los artistas de Vendimia es parte de la respuesta es no entender que eso no es parte de ningún Plan. Es una deuda que el Estado tiene  desde enero cuando se empezó a trabajar para la Fiesta. Y que cuanto antes se salde, menos cortes a la cadena de pagos habrá y menos riesgo para los artistas que esperan ese pago para solventar, no su futuro, sino sus deudas. 

Dinámicas de un Plan

Cuando hay una crisis, lo mejor y profesional en todos los terrenos es convocar a un comité de crisis. Con los que representan a los sectores afectados, con los que más saben de resolver esas crisis y con organismos especializados en el tema a resolver, como facultades u organismos especializados en Gestión de la Cultura y de la Economía Creativa.  

En segundo lugar, además del Comité de Crisis Cultural, es necesario trabajar mancomunadamente con el Poder Legislativo y con los Municipios.

Con el Poder Legislativo para actualizar las leyes culturales. Hay que actualizar y enfocar esa legislación en el marco de esta crisis. Darle más capacidad y agilidad al Estado para contratar, comercializar, producir y subsidiar al sector en cuestión. Ahí está esperando la Ley de Ediciones Culturales para transformarla en una empresa mixta publica – comunitaria, con capacidad de comercialización on line y presencial, con agilidad y con contratos de edición con los escritores en base a adelantos de trabajos futuros. O la Ley del Fondo Provincial de Cultura que requiere otros objetivos y quintuplicar los fondos que inicialmente se le dió. Son numerosos los casos de proyectos de leyes “dormidas” en la Casa del Pueblo: la Ley  Provincial de la Música, la Ley Provincial de la Danza, leyes orientadas a potenciar la Industria Audiovisual y de Videojuegos, la ley del Ente Autárquico de la Fiesta Nacional de la Vendimia, la Ley de incentivo a la Cultura Viva Comunitaria, entre otras.  

Con los Municipios es preciso acordar tratamientos especiales a los Centros Culturales Comunitarios, Academias de Danza y otras similares  y Bibliotecas Populares en lo concerniente a prórroga de alquiles, de tasas municipales, de servicios públicos y de otras tasas e impuestos.   Y acordar acciones conjuntas para socorrer en primera instancia a los artistas y gestores culturales que están con mayor riesgo de insolvencia total.

LEÉR MÁS  Coronavirus en Argentina: murieron otras cuatro personas

Prioritario es avanzar en los acuerdos para conformar el Comité de Crisis Cultural con  el objetivo de realizar en forma urgente: 

-el inventario de recursos para saber con qué se cuenta, 

– la selección del personal del estado y los voluntarios de la comunidad necesarios para cumplir las tareas en la crisis, 

-la conformación de los grupos de apoyo empresariales, comunicacionales y de gestores culturales en territorio; 

-la realización del análisis de vulnerabilidad de cada sector cultural y  trabajar al interior de cada uno de ellos para dar respuesta inmediata.

Respuestas a las amenazas

Todo Plan debe conocer las Amenazas que tiene que enfrentar Si las conocemos y compartimos podemos transformarlas en Oportunidades. 

Sin tener toda la información podemos enumerar algunas de las amenazas:

– Transformación del sector artístico en un sector aislado y en riesgo de salud.

– Abandono de los procesos de desarrollo de proyectos que son claves para la recuperación posterior a la cuarentena

-Pérdida de posicionamiento de Mendoza por falta de políticas culturales para la crisis

– Avance de procesos de enfrentamiento y de lucha entre los sectores de la cultura y el gobierno cultural de la Provincia 

– Pérdida de credibilidad en el sector cultural a las propuestas del área de cultura provincial

Algunas de estas amenazas están en proceso de desarrollo. La responsabilidad para enfrentarlas y solucionarlas, está en manos del gobierno cultural provincial.

Solo hace falta tomar decisiones en este sentido y desarrollar entre todos un Plan de Emergencia Cultural que nos represente, que nos incluya y que sea patrimonio de todos. 

León Repetur es Gestor Cultural

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here