MÁQUINAS DE ENCRIPTAR. ESPIONAJE, LA CÍA Y DOCUMENTOS DESCLASIFICADOS

La pobre inteligencia de Latinoamérica.
El Plan Cóndor y sus máquinas de encriptar.

por Jorge Orduna, desde Quito , Ecuador

 

Los países coordinados en el Plan Cóndor se comunicaban por correspondencia cifrada, encriptada. Las máquinas que utilizaron para ello eran suizas, producidas por la empresa Crypto AG. La empresa Crypto AG fue fundada por Boris Hagelin, en 1930, y con frecuencia se llama a sus productos “máquinas Hagelin”.

Estos artefactos convierten cada letra en otra diferente o en un número, de manera que la lectura del texto se vuelve imposible para quien no tenga el código. Semejantes a las que se utilizaban en la Segunda Guerra Mundial, pero más sofisticadas, estas máquinas eran indispensables para quien no quería ver espiadas sus comunicaciones.

Lo que no sospechaban los servicios secretos que integraban el Plan Cóndor, es que la CIA y el Servicio Secreto de la entonces Alemania Occidental, el BND, se habían asociado en 1970 para comprar en secreto la empresa suiza. Hagelin, que era sueco de origen y ya mantenía buenas relaciones con los servicios estadounidenses desde los años 50, no puso objeciones. Mediante un acuerdo entre caballeros (gentlemen’s understanding), el propietario cedió el acceso a los secretos de su invención, de manera que tanto la CIA como el BND estuvieron al tanto de la correspondencia entre los asociados en el Plan Cóndor e incluso otros países que compraron estas máquinas confiados en la respetabilidad suiza.

Del Plan Cóndor participaron inicialmente servicios de seguridad de Chile, Argentina, Uruguay, Bolivia y Paraguay. Más tarde se incorporó también Ecuador, bajo el nombre en clave “Cóndor 7”.

LEÉR MÁS  Misiones: un pasajero llegó desde Ezeiza con coronavirus y hay 57 personas aisladas

En actas de la reunión inaugural, en 1975, ahora conocidas, se recomienda la utilización de máquinas criptográficas que estarían a disposición de todas las partes en un plazo 30 días. Estas fueron provistas por Brasil, pero a fines de ese año fue desde Argentina que se distribuyó un modelo superior de la misma Crypto AG.

The Washington Post, el canal de Televisión alemán ZDF, el suizo SRF y la BBC se han ocupado del tema tan pronto como los documentos estadounidenses fueron desclasificados, a comienzos de año, poniendo el acento en diferentes aspectos de lo que el Post califica de ‘The Intelligence Coup of the Century’ . Y es que Crypto vendió, desde los años 40, miles de máquinas a más de 120 países, entre las cuales, las que compró el Plan Cóndor fueron minoría.

Todo esto, “sin que éstos compradores supieran que estaban manipuladas y pertenecían en secreto a los gobiernos de Alemania Occidental y de EE.UU.” Así, la CIA procesaba el 40% de la información confidencial de muchos países, entre ellos Irán, India, Pakistán y hasta el Vaticano. La actitud de los dirigentes iraníes durante la “crisis de los rehenes”, las comunicaciones de los militares argentinos durante la Guerra de Malvinas también habrían sido “hackeadas”.


Si bien los documentos desclasificados confirman todo esto, no poseemos aún el contenido de esas intervenciones sobre las máquinas Hagelin. Es decir, sabemos que intervinieron las comunicaciones confidenciales, pero, ¿qué obtuvieron? ¿Qué supieron los dueños estadounidenses y alemanes de lo que acontecía o iba a acontecer en América Latina durante el Plan Cóndor? ¿Qué hicieron con esos conocimientos? Sin duda, las solicitudes de desclasificación de todo este material pondrán a prueba los alcances de la ley de Libertad de Información (FOIA) estadounidense.

LEÉR MÁS  Irán reporta un récord diario de 415 muertes por coronavirus

Lo que se sabe ya, es que los servicios de inteligencia latinoamericanos, tan buenos para espiar dentro de su país, coleccionando ilegalmente carpetas sobre la vida pública y privada de centenares y centenares de ciudadanos, como se ve ahora en Argentina, no se muestran ni se han mostrado tan eficientes a la hora de realizar su verdadero trabajo. Con las máquinas Hagelin, evidentemente, inteligencia falló.

Según el Washington Post, también compraron Crypto AG y fueron espiados Brasil, Chile, Colombia, Honduras, México, Nicaragua, Perú, Uruguay, Ecuador y Venezuela.
Curiosamente, de 120 países, dos desconfiaron y no compraron las máquinas suizas: China y Rusia.

 

https://www.washingtonpost.com/graphics/2020/world/national-security/cia-crypto-encryption-machines-espionage

https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-51474629

 

 

INFORME ESPECIAL SOBRE EL ESPIONAJE ILEGAL EN ARGENTINA

 

 

Jorge Orduna, argentino. periodista de investigación y escritor. Autor de varios libros sobre temas vinculados a la religión en América Latina, el esoterismo, las drogas, la pobre nacionalidad, las multinacionales ecologistas, antropología e historia.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here