Los taxistas ahora están en alerta por el traslado de turistas

El año pasado fue la polémica por la autorización de las aplicaciones móviles (Uber, Cabify) y ahora es con las agencias de turismo.

La Ley de movilidad y tránsito fue noticia en 2018 porque permitió el desembarco en Mendoza de Uber y Cabify, dos de las plataformas tecnológicas que vinculan a conductores asociados con pasajeros.

A diferencia de lo que ocurre en el resto del país, estas plataformas pudieron llegar con una regulación específica que permite su funcionamiento como tales. No obstante, no fue el único cambio que trajo la ley. Además, limitó la antigüedad para los transportes escolares, los taxis y -recientemente- autorizó a las agencias y empresas de turismo que operan en Mendoza a duplicar el número de vehículos contratados para prestar sus servicios.

La Ley de movilidad y tránsito fue noticia en 2018 porque permitió el desembarco en Mendoza de Uber y Cabify, dos de las plataformas tecnológicas que vinculan a conductores asociados con pasajeros.

A diferencia de lo que ocurre en el resto del país, estas plataformas pudieron llegar con una regulación específica que permite su funcionamiento como tales. No obstante, no fue el único cambio que trajo la ley. Además, limitó la antigüedad para los transportes escolares, los taxis y -recientemente- autorizó a las agencias y empresas de turismo que operan en Mendoza a duplicar el número de vehículos contratados para prestar sus servicios.

“Es algo que se había solicitado a la Subsecretaría de Servicios Públicos y lo autorizó con la nueva Ley de Movilidad. Las empresas van a poder ampliar la cantidad de autos contratados que tengan a disposición; siempre y cuando justifiquen la decisión con su movimiento”, destacó el director de Calidad y Servicios Turísticos del Emetur, Marcelo Reynoso.

Más vehículos
Mientras que antes se permitía a los prestadores incluir tres unidades externas como servicio contratado más a su flota fija y propia; desde ahora -además de esos tres (que se mantienen)- podrán agregar a sus prestaciones, y en calidad de servicio contratado, la misma cantidad de autos que ya tienen inscriptos como propios. Por ejemplo, si un prestador cuenta con cinco vehículos, hasta la fecha sólo podía sumar tres más ajenos y como contratados.

LEÉR MÁS  Decreto de Macri a medida del secretario de Estado norteamericano

Pero a raíz de la modificación del decreto 1.512/18 -reglamentario de la ley 9.086- podrá sumar cinco más (idéntica cantidad de los propios): y -si lo amerita y precisa- tendrá la posibilidad de recurrir a los otros tres que siempre tuvo a disposición. “Esta medida se toma atendiendo al crecimiento de la demanda, para que no se quede el sector.

Los propios dueños de las agencias han resaltado que la demanda en el rubro crece 5% anual. Y por eso es que se aumenta el permiso para contratar vehículos”, explicó Reynoso. La modificación ya entró en vigencia y fue publicada ayer en el Boletín Oficial mendocino.

Acuerdo casi generalizado
Es muy común que en el rubro se den situaciones de “mini pymes” familiares, donde una persona tiene la agencia turística -por ejemplo-; mientras que otros familiares aportan la parte de los traslados con su flota de vehículos. De esta manera, se permite generar este vínculo como “contratados”, con las mismas exigencias de control y seguridad que existen -o deberían existir- sobre los vehículos propios de la agencia.

“Lo que ha cambiado es que ahora cualquier agencia podrá salir a contratar un servicio de transporte para prestar servicio. Entre los 400 socios que somos, hay algunos que no están de acuerdo. Pero la gran mayoría lo está”, indicó el presidente de la Asociación Mendocina de Agencias de Viajes y Turismo (Amavyt), Pablo García.

Entre quienes no están de acuerdo con el cambio, los argumentos más comunes tienen que ver con que temen que el servicio prestado tenga un nivel más bajo (teniendo en cuenta que se tratará de un tercero y no de las propias agencias). “Creo que es algo positivo. Va a permitir que sea más fluida la venta, y va a ser más fácil para la gente poder hacer turismo”, destacó García. Y destacó que las críticas referidas a la calidad del servicio se resolverán con los requisitos y controles que fijará el decreto reglamentario; y que -sostiene- no permitirán que decaiga.

LEÉR MÁS  ¿Servicio? ¿Cívico? ¿Voluntario?

Antiguos pero controlados
Otro de los cambios, según destacó Reynoso, tiene que ver con la antigüedad máxima que el Emetur y Servicios Públicos exigirán a los vehículos turísticos. En el caso de autos se duplicará el límite existente. Es que hasta antes de la mencionada ley se permitía hasta una antigüedad máxima de cinco años; mientras que ahora se estirará a 10 años. “También se incrementarán los controles y certificados mientras más antiguos sean, siempre apuntando a que se brinde un servicio adecuado”, resumió el funcionario.

La misma antigüedad se permitirá para las combis, mientras que en el caso de los micros para prestaciones turísticas se fijó un máximo de antigüedad de 20 años. El resto de los requisitos, en tanto, se mantendrán como están.

Enojo de taxistas
Los dueños de los taxis volvieron a mostrar su descontento con las consecuencias de la Ley de Movilidad. Así como rechazaron la llegada de Uber y Cabify -y llevaron el tema a la Justicia-, ahora también se mostraron indignados con este cambio, sobre todo porque que muchos turistas usan taxis para ir a alguna bodega u otro punto de interés turístico.

“Nos afecta un montón esta nueva disposición. Todo lo referido a la Ley de Movilidad nos ha destruido, nos ha afectado a nosotros”, reclamó el titular de la Asociación de propietarios de taxis de Mendoza (Aprotam), Fernando Sáez.

“Realmente el gobernador tiene un problema con nosotros, y aún no sabemos por qué. Por eso es que no nos extrañan estas decisiones. Hemos judicializado a la Ley y hemos presentado demandas penales”, sintetizó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here