LOS MEDIOS EN EL MEDIO Y EL RIESGO SANITARIO por Ariel Robert

Los medios en el medio y el riesgo sanitario

por Ariel Robert  Publicado originalmente en PORTADA.COM.AR el 17 agosto 2020

En términos de números, la concurrencia a la marcha desentona con la grandilocuencia de algunos títulos. Esto no le resta importancia a la movilización efectuada por 500 mendocinos de a pie y otros tantos en vehículos. Mil dice Clarín. Nuestros cronistas en el lugar arriesgan un número muy inferior.

Ante la recurrente e inevitable consulta de cuál era la consigna de la reunión popular, el menú de respuestas fue heterogéneo. Desde el hartazgo del encierro y la cuarentena dictada por el gobierno nacional, hasta un inexplicable «que se vayan todos», seguido de «ningún político me representa» demasiado cerca de la figura del diputado nacional Omar de Marchi.

Desde portada.com.ar anticipamos días atrás que propiciar una manifestación en época de pandemia podría constituir una infracción, una falta y hasta un delito. Los artículos 205 y 211 del Código Penal de la Argentina, así lo señalan cuando se pone en riesgo la salud de la población, que bien podría ser este caso, ya que es notorio no se cumplieron ni la distancia sugerida de distanciamiento y se desobedeció el Decreto que impide la circulación sin motivo y autorización específicas a quienes tengan documentos terminados en 5,6,7,8,9 y cero. Así como desde otros medios, los títulos oficiaron de promoción para asistir a este «banderazo» desde la vereda opuesta un colega de El Otro (Sebastián Heras, reportero gráfico) sufrió una agresión por darle cobertura a lo que estaba ocurriendo en pleno centro, sin recibir las garantías que le corresponde otorgar a las fuerzas policiales. Medios para todos los gustos, algunos con más gusto a publicidad oficial que otros, como de rigor.

Tanto como en otras ciudades, los argumentos que se esgrimieron obedecen al rechazo que generan figuras del Frente de Todos, especialmente la ex presidenta y actual vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, y se alude a que el proyecto de Reforma Judicial responde a darle cobertura para evitar condenas severas. Una vez que se intenta profundizar al respecto, las respuestas cambian a cuestiones ligadas a la falta de libertades individuales y otros males que aquejan a gran parte de la sociedad , asignándole responsabilidad a la gestión actual, que lleva escasos 9 mese de gestión y con una insospechada pandemia que entorpece cualquier gestión.

LEÉR MÁS  Chiapetta y Juri ajustaron detalles de la sede Mendoza para la Copa América 2021

En relación a la administración local, tanto de la Ciudad de Mendoza como del gobierno provincial, no hubo ningún tipo de protesta ni alusión. Seguramente como gesto de gratificación, la actuación policial fue inútil y los pedidos de identificación, estériles. Bien distinto a cuando decidieron romper la protesta de los empleados municipales que reclamaban atención y mejores salarios, ahí mismo, en la misma intersección de Avenida San Martín y Paseo Sarmiento.

En los registros fílmicos se puede advertir que junto a la nutrida caravana de vehículos, acompañaba un móvil de la Municipalidad de Mendoza, con idéntica gestualidad que el resto de los manifestantes. Balizas, bocinas. Sólo le faltaba exhibir un cartel como muchos otros vehículos mostraban en los que rezaba elogios para Google, a propósito del pleito que la vicepresidenta le entabló a la multinacional.

La movilización de este Lunes fue insignificante en relación a las realizadas a fines de Diciembre 2019 contra la derogación de la Ley 7722, y puede sonar forzado asociarlas. Sin embargo ambas tienen una característica en común: no responden a convocatorias orgánicas de los partidos que tienen representación legislativa. Así como en la «del agua» hay actores protagónicos que ocupan bancas (Difonso, Romano, Majstruck, Robles, Cristina Pérez, Blandini, Vadillo), en el caso de esta (minúscula en cantidad de personas en comparación y con consignas difusas) pudimos ver a Omar de Marchi, diputado nacional, que también acicateó desde las redes ; a un concejal y a otro diputado provincial. Las dos movilizaciones revisten carácter de rebeldía frente a las instituciones.

Esta última marcha es una cabal demostración de la anomia que atravesamos como sociedad, pues justamente un representante de Mendoza en el Congreso de la Nación (y siendo abogado) desoye lo que indica la legislación, desafiando inclusive a la autoridad provincial (el Gobernador) de la alianza que él conforma y por la cual llegó a ocupar un escaño. Peligroso mensaje para la sociedad. El ejercicio de la libertad siempre debe estar sujeto a la Ley, Ley que debe atender al bienestar general por sobre los propósitos de facciones e individuales. De eso se trata una Democracia representativa.

LEÉR MÁS  Renunció Juan Ameri, el protagonista del escandalete sexual en Diputados

Con aserto cualquiera podrá interpretar que desde portada.com.ar damos esta versión obedeciendo a la posición editorial que hemos consagrado y nos destaca, y no estará errado, pero será insuficiente. Ponemos en conocimiento público este acto insolente, a propósito del sabido riesgo que producen estas manifestaciones (por eso ilustramos esta nota con aquella tapa del New York Times que señaló la irresponsabilidad del gobierno español en Marzo con la Marcha del N8) además, habiendo constatado la crítica situación de capacidad instalada para poder atender idóneamente a los casos graves contagiados de Covid

Para poner nombre y número, sabemos que el Hospital El Carmen, que atiende a los afiliados de la Obra Social de los Empleados Públicos, que cuenta con 300 mil afiliados, está al borde del colapso en las Unidades de Terapia Intensiva, e incluso ha derivado al edificio en el que prestan servicios de obstetricia y maternidad para contener la demanda que como sabemos, en Mendoza, se ha incrementado.

En la recorrida que pudimos hacer en las instalaciones del Hospital El Carmen, pudimos escuchar los muchos reclamos que los prestadores de salud tienen para con las autoridades de OSEP y que no les están respondiendo con la premura requerida. Carencia de la indumentaria adecuada. Escasez de controles clínicos a enfermeros, camilleros y personal en general, además de falta de controles rigurosos en la circulación dentro del establecimiento, sumado al temor que con el incremento de infectados, la cantidad de personal médico y de asistencia sea insuficiente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here