Las terapias electroconvulsivas son técnicas deshumanizantes contrarias a la dignidad

Cada tanto, como un proceso de detenimiento de la plena aplicación de la Ley de Salud Mental,  asistimos a declaraciones sobre el uso de terapias convulsivantes. Particularmente, haciendo hincapié en la terapia electroconvulsiva, más conocida como electroshock. El electroshock es el uso de descargas eléctricas a fin de inducir convulsiones.

Desde la Federación de Psicólogos de la República Argentina, FEPRA, no podemos hacer menos que manifestar el rechazo a tales prácticas, por constituir una práctica contraria a nuestra legislación, recordando su prohibición de aplicación en niños, niñas y adolescentes.

Importante es destacar que no sólo a nuestra legislación nacional nos referimos. Ya en el año 1991 la Asamblea de Naciones Unidas comunicó los “Principios de Naciones Unidas para la protección de los enfermos mentales y el mejoramiento de la atención en Salud Mental”. La pregunta inmediata es: ¿de quién tenemos que proteger a las y los usuarios de los servicios de Salud Mental? Una respuesta posible, es del poder discrecional que se pudiese ejercer sobre ellas y ellos, de la falta de respeto a la dignidad de las personas, de su negación de condición de ciudadanas y ciudadanos. 

Se reconoce que la técnica tiene efectos secundarios como alteraciones cerebrales permanentes producto de pérdida neuronal y otros desórdenes, psicológicos, neurológicos y químicos. Las terapias electroconvulsivantes evaden las normas que prohíben las torturas y tratos crueles. 

Este tipo de terapéuticas, invasivas e invalidantes están en las antípodas de los estándares en derechos humanos y salud mental que garantiza la Ley 26.657 de aplicación obligatoria en todo el territorio nacional.

LEÉR MÁS  Llega “Ahora 30”, el programa para comprar electrodomésticos con tarjeta en 30 cuotas

Por esta razón y ante la débil cientificidad de dicha técnica el Órgano de Revisión de la Ley Nacional de Salud Mental a través de la resolución 17 del año 2014 recomienda su prohibición.

Nuestra  Federación expresa su oposición  a la aplicación de esta y cualquier otra técnica deshumanizante que no se corresponden con los paradigmas que bregan por la dignificación de las y los usuarios de salud mental.

 

Lic. José Alberto Muñoz

PresidentepastedGraphic.png

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here