LA JUSTICIA QUE LLEGA, por Héctor Rodríguez

LA JUSTICIA QUE LLEGA por Héctor Rodríguez

Hace dos años y medio, lo recuerdo bien, trascendió una noticia chiquita, pequeña, que pocos medios levantaron. Era tan chiquita como dolorosa. Y tan minúscula como profundamente conmovedora. A fines de junio de 2017 se llevó a cabo un reconocimiento en los altillos de la ex ESMA, como prueba documental, y se encontró un mensaje de un desaparecido en una de las paredes de ese centro del horror. “H.A. Mónica te amo”, alcanzó a escribir Hernán Abriata, desaparecido desde octubre de 1976, antes que lo trasladaran en un vuelo de la muerte. El mensaje era para su esposa, Mónica Dittmar, quien precisamente estuvo presente en el recorrido de “Capuchita”, esos días, en el ex Casino de Oficiales. Imaginemos esa escena, la de una mujer descubriendo un mensaje de su esposo secuestrado, 40 años más tarde.

LEÉR MÁS  China invertiría U$S 500 millones en cerdos en Córdoba

Esa noticia (y esa historia tan pequeña como potente) la contó Carlos Loza, de la Asociación ex Detenidos Desaparecidos, en un programa de radio. Loza, hasta su liberación, compartió cautiverio con Abriata. Aquella vez me pareció una noticia luminosa, dentro de lo que significó lo que ya todos sabemos. Recuerdo haberla comentado aquí. Como si fuera un fueguito pequeño pero inexpugnable. Como si el amor siempre pudiera triunfar por sobre todo.

Hernán Abriata tenía 25 años. Había ingresado a la Facultad de Arquitectura en 1974. Militó en la JUP. Lo secuestraron el 30 de octubre de 1976, en su casa de la avenida Elcano. Su caso estuvo incluido en el juicio de la megacausa ESMA III. La responsabilidad de su secuestro la tuvo Mario Alfredo Sandoval, un ex oficial de la Policía Federal (Coordinación Federal), integrante del grupo de Tareas de los marinos. Tenía un alias, “Churrasco”.

LEÉR MÁS  BOLIVIA ES UN ESTADO AUTOCRÁTICO DICTATORIAL

¿Cuál es la novedad de hoy?
Después de años de reclamos de la familia ante el gobierno de Francia, Churrasco Sandoval fue detenido hoy en aquel país y será extraditado a la Argentina, donde será juzgado por el secuestro y desaparición de Hernán Abriata. Sandoval se había fugado a Francia apenas volvió la democracia, y consiguió la ciudadanía francesa en 1997.

Hay dolores que pueden transformarse en alegría por la llegada de la Justicia. Hay un nuevo clima que está cambiando en nuestro país.

 

A la memoria de Hernán Abriata y de su familia, presentes. Héctor Rodríguez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here