La historia detrás del llamativo regalo que Evo le dio al Papa

En el marco de la visita que el Papa Francisco realiza en Sudamérica, el presidente de Bolivia le obsequió un crucifijo formado con el martillo y la hoz, símbolo comunista. »No está bien», respondió el Papa al recibir el obsequio.

El crucifico es la réplica de una obra realizada por el fallecido sacerdote jesuita Luis Espinal, a quien el miércoles el Papa le rindió un homenaje en La Paz. Espinal fue un reconocido investigador social y uno de los jesuitas con mayor arraigo en Bolivia. El sacerdote fue asesinado por el régimen militar boliviano en 1980 y su cuerpo fue arrojado a una autopista en La Paz.

LEÉR MÁS  Coronavirus: Aerolíneas Argentinas anunció su protocolo para cuando regresen las operaciones

Luego de conocerse el presente de Evo al Papa, los comentarios en las redes sociales no tardaron en llegar. Varios internautas cuestionaron la »incoherencia» que supone un crucifijo basado en los del comunismo. Pero seguramente desconocían la historia detrás de la pieza.

“Lo único a lo que apostaba Espinal era al diálogo necesario entre marxistas y cristianos, el necesario diálogo entre obreros mineros y cristianos. El martillo representa la fuerza de obreros y campesinos” contó Xabier Albó, el sacerdote jesuita que actualmente posee el crucifico original que hizo Espinal.

La réplica que Evo Morales le entregó al Papa fue realizada por el famoso pintor y escultor Gastón Ugalde -publica el sitio Oxígeno.bo-quien visitó la casa de Albó para tomar fotos y datos de y reproducir el crucifijo de Espinal. “Tomó las medidas oportunas y en tres días la elaboró la réplica. (Ugalde) Me visitó el viernes pasado y en tres días ya había la réplica. Lo más chistoso es que cuando queríamos medir la original no había un flexómetro en mi casa, así que la medimos con papel higiénico” contó el dueño de la pieza origina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here