Johnson & Johnson probará su vacuna en bebés y embarazadas

A solo horas de haber recibido la autorización de la estadounidense Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) para su vacuna contra la Covid-19, la farmacéutica Johnson & Johnson anunció que planea realizar ensayos de esa misma monodosis en bebés y embarazadas.

La noticia no solo sorprendió por esa amplitud de las pruebas sino también porque los ensayos abarcarán a las personas con sistemas inmunológicos comprometidos, un sector que hasta ahora había sido preventivamente excluido en otras vacunas tras los efectos adversos registrados en varios países.

El anunció de los ensayos en embarazadas y recién nacidos fue hecho luego de que la multinacional estadounidense recibiera la luz verde del Programa de Vacunas de Precisión del Boston Children’s Hospital de Harvard, presidido por Ofer Levy, también integrante de la FDA.

De hecho, el permiso fue en momentos en que algunos especialistas analizaban los estudios presentados ante ese organismo para obtener la aprobación final de la vacuna monodosis. “Me volaron la cabeza”, expresó Levy al ser consultado por los resultados.

Los detalles de ese informe “dejaron en claro que realizarán estudios de inmunización pediátrica y materna contra el coronavirus”, dijo el especialista.

Janssen Biotech, subsidiaria de Johnson & Johnson, confirmó que la vacuna primero se probará en jóvenes de entre 12 y 18 años. Le seguirán recién nacidos y embarazadas. Los últimos serán las personas inmunodeprimidas.

Como funciona la vacuna

La farmacéutica explicó que su vacuna utiliza un método basado en un adenovirus desactivado que da instrucciones a las células para que hagan copias brevemente de la proteína de pico del virus, y luego se producen los anticuerpos contra esas proteínas.

El coronavirus se vale de esas proteínas para infectar células, por lo que los anticuerpos pueden bloquear una infección por Covid antes de que comience. Este recorrido es lo que la diferencia del resto de las vacunas, que utilizan una tecnología que involucra ARN mensajero.

Las vacunas que existen contra el adenovirus se administraron en forma segura a bebés de tan solo 1 año. Un ejemplo de ello es la vacuna contra el ebola. Otro es la que combate el virus sincitial respiratorio, que se administra a los recién nacidos.

Las vacunas contra el adenovirus abarcan una buena parte del mercado mundial de dosis pediátricas. Levy consideró que no es necesario vacunar a los niños para que se abran las escuelas. Pero muchos padres tienen miedo de enviar a sus hijos al aula sin una vacuna. Y, señaló, vacunar a los niños ayudará a los Estados Unidos a alcanzar la inmunidad colectiva.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here