India despide al gurú Sathya Sai Baba

El gurú, que era considerado por sus seguidores como un dios viviente, estaba internado desde hace casi un mes en el hospital de Puttaparthi -localidad de Andhra Pradesh, en el Sur de India-, frente al cual se reunieron miles de personas.

Sai Baba cuenta con casi 10 millones de fieles en el mundo, entre ellos políticos y estrellas del cine y la televisión, como la argentina Silvia Pérez, que realizó once viajes a India y vivió en la comunidad fundada por el líder religioso.

El cuerpo de Sai Baba será expuesto al público hasta mañana en la Sai Kilwant Hall, en el ashram de Puttaparthi, que puede albergar unas 10 mil personas, mientras se preparan los funerales previstos para el miércoles.

Según reportó la agencia de noticias Ansa, miles de personas confluyeron en los últimos días en la localidad de Andhra Pradesh, mientras que reuniones de plegaria están en curso en los miles de centros fundados por el gurú en India y en el mundo.

El boletín médico del hospital que pertenece a la fundación que lleva su nombre, donde estaba en recuperación desde hace 27 días, precisa que Sai Baba murió a las 7.40 (hora local) por un colapso cardiocirculatorio.

El primer ministro indio, Manmohan Singh, la presidente del Partido del Congreso en el gobierno, Sonia Gandhi, y uno de los máximos líderes de la oposición de centro derecha (BJP), L.K. Advani, presentaron ayer sus condolencias por la muerte de Sai Baba.

Singh calificó al gurú como »un líder espiritual y un ícono que inspiró a millones de personas en todo el mundo».

LEÉR MÁS  Caso Próvolo: declararon imputable al jardinero Armando Gómez

Por su parte, Gandhi envió una carta privada a la familia, cuyo contenido no fue divulgado.

Para Advani, con la desaparición de Sai Baba »el país entra en una fase oscura».

Desde los años 60 en adelante, era fácil encontrar entre los seguidores del gurú a celebridades de todo tipo en el ashram de Puttaparthi.

Todos llegaban con el mismo objetivo: reunirse y escuchar al Sathya Sai Baba, o asistir a uno de sus tantos fenómenos sobrenaturales que le atribuían, como la materialización de objetos desde la nada.

A lo largo de los años, el Sai Baba, con su tradicional vestimenta anaranjada, conquistó la simpatía estrellas del rock como ex Beatle George Harrison, además de campeones de cricket como Sachin Tendulkar, políticos de primer plano como Indira y Rajiv Gandhi, y actores de Hollywood como Steven Seagal.

Tampoco el primer hombre en pisar la Luna, Neil Armstrong, escapó a la fascinación del gurú indio.

En 1997 Sarah Ferguson, duquesa de York, realizó una visita al gurú. Y el príncipe Carlos, heredero de la corona británica, manifestó en más de una ocasión su intención de reunirse con él, sin haberlo logrado.

Sus seguidores consideraban a este hombre de largos cabellos negros tipo afro como la reencarnación de Shirdi Sai Baba (“buen hombre”, en hindi), un líder religioso del siglo XIX, señaló la agencia de noticias DPA.

Sai Baba se hizo famoso por lograr presuntas proezas como materializar objetos de la nada, pero también por su labor social y de beneficencia en las últimas dos décadas.

La fundación de Sathya Sai Baba tiene centros espirituales en 126 países, también en Argentina, así como hospitales, universidades e instituciones caritativas en toda India.

LEÉR MÁS  Ordenan reincorporar periodistas despedidos de la Agencia Télam

La controversia acompañó siempre al gurú, cuyos críticos lo acusaban de falsificar milagros.

En 2000 otros ex seguidores le atribuyeron a él y a miembros de su organización abusos sexuales contra niños y adultos varones, hechos que él siempre negó y por los que nunca fue acusado formalmente.

A las puertas del hospital donde murió se produjeron escenas emotivas al reunirse miles de sus seguidores una vez conocida la noticia. La policía montó barricadas para contener a la multitud.

Cientos de miles de sus fieles acudirán a su funeral el miércoles en Puttaparthi, una pequeña ciudad 150 kilómetros al norte de Bangalore donde está la sede central de su fundación.

El gobierno será el encargado de decidir quiénes sucederán a Sai Baba al frente de la organización que presidía, cuyo valor se estima en 10.000 millones de dólares.

Silvia Pérez dijo ayer sentirse en un estado »especial» por la muerte de Sai Baba. »Es la única persona que no me defraudó», aseguró la rubia actriz, quien integró en los 80 el elenco del fallecido Alberto Olmedo.

Pérez conoció al gurú precisamente por el »vacío muy grande» que le dejó la muerte del »Negro» Olmedo.

Parte del conocimiento y la fe que adquirió en esa comunidad religiosa la volcó este verano en »Cuentos de la India», un espectáculo que se ofreció gratis en plazas porteñas en el programa Teatro al Aire Libre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here