HISTORIA DE UNA PASAJERA PERDIDA EN UN BARRIO Y UN CHOFER «A REGLAMENTO»

Hoy tuve un día de terror, no pude sacar fotos del lugar porque no sabía si me iban a matar, robar o las dos cosas juntas.
Trabajo a domicilio, y es mi costumbre revisar el mapa, ver las calles y colectivos que me dejan cerca de mi destino.
El GPS no siempre es exacto y tengo que verificar todo.
Me tomé un colectivo que nunca usé antes, pasé por lugares donde no anduve antes y no identifiqué la parada en común a otro recorrido ni dónde debía bajarme.
Solo hice una primer llamada a mi clienta, para avisarle que estaba cerca.
Eran las 14, y me llama mi clienta para saber si ya me había bajado, le dije que no, porque el colectivo se metió a una calle que no conocía y no sabía dónde estaba .
El chofer del colectivo del grupo 900 siguió subiendo por un cerro donde al final, había un barrio totalmente apartado del resto de los barrios.
El chófer escuchó las dos conversaciones que tuve con la clienta, me di cuenta porque me miraba por el retrovisor al ver que yo no bajé junto con el resto de la gente.

Me acerco a él y le digo si me podía quedar en el colectivo, mientras él hacía tiempo para salir del barrio y pasar por donde tenía que bajarme. Le dije que no me di cuenta de bajarme en esa parada y no conocía adonde estaba.
Me dijo que no, que me baje porque no me puedo quedar adentro. Le dije que le pedía estar en el colectivo para no estar sola en la calle, en medio de la nada, en un barrio alejado.
Me dijo: «no, bajate!!!»
La verdad fue que me asusté mucho. Yo iba a trabajar, no estaba ni paseando, ni viendo qué onda la zona.
Me bajé y le dije al chófer: «que poco solidario que sos. Me puede pasar cualquier cosa acá y yo no sé ni dónde estoy».
Obvio que me puse a llorar de la bronca, del miedo y de la falta de empatía de un ser humano, de un hombre, de un chofer.
Sé lo que es que te roben; que te manoseen en la calle por estar repartiendo folletos (trabajos de mi adolescencia); sé lo que es que te apoyen en el colectivo y se hagan los que no están haciendo nada malo; sé lo que es que se burle la fiscalía cuando vas a poner una denuncia y tantas otras cosas …
Es la primera vez que siento que me dejen en medio de la nada como un perro y que me las tenga que arreglar como pueda.
Que no le importe nada a la única persona que sabía que estaba perdida, sola y sin saber cómo volver sin que me pase nada malo.
Llamé por teléfono a la señora que me estaba esperando y le conté lo que pasaba, me dijo que espere al colectivo a que salga del barrio.
Le dije: «si espero se va a hacer más tarde» (se suponía que eran 15′ de descanso del chofer) y empecé a caminar.
El chófer volvía y pensé que por lo menos iba a parar para acercarme y solo aceleró para salir más rápido de la calle principal.
Todo lo que me rodeaba era solo cerros y escombros.
Pensé: así es como se siente cuando estás en peligro. ¿Hay gente que puede ayudarte y no le importa nada? Así es. Como esas chicas que salieron a hacer su rutina y de repente se encontraron en un lugar que no conocían, llenas de miedo y sin saber cómo escapar?
¿Así es como se siente la amenaza de que te puede pasar cualquier cosa en cualquier momento?
La verdad es que aún me sigo sintiendo mal, porque hacía mucho que no me sucedía algo así en la calle. Menos con un hombre que fuera tan frío para no querer siquiera que me quede solo 10 minutos en el colectivo o bajarme y quedarme cerca.
Porque ese tiempo fue el que se demoró en estacionar y esperar, para salir de nuevo. Mientras yo, caminaba con mi mochila, un bolso más, el celular y mi cartera.
Gracias a Dios no me pasó nada, pero fueron 7 cuadras de reflexión.
El interno era el 914 Sol y Sierra, número de interno 163. 
No llamé al control del grupo porque ya sabía que me iban a decir que esas son las reglas.
Pero una cosa son las reglas y otra es hacer lo que está bien fuera de las reglas: ser solidario no te hace faltar a la ley de tu trabajo.
Me hubiera pasado cualquier cosa; y a esta hora hubiera sido otra la historia.
Y para los defensores de las reglas les digo: perdón por no conocer todos los recorridos de Godoy cruz de punta a punta, específicamente el barrio Sol y Sierra.
Espero que lo sepa ese chofer al que no le importó tres carajos lo que le pueda suceder a otra persona.

 

LEÉR MÁS  En la última semana hubo un promedio de 13.639 casos de coronavirus por día

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here