Guantánamo: horror y vergüenza para un Nobel ¿de la Paz?

Ayer se conoció un ejemplo de la verdadera utilidad de WikiLeaks, más allá de los vulgares chismes que los multimedios argentinos suelen publicar como títulos de portada pero que en realidad son más propios de pasquines faranduleros.

El portal de Assande difundió 759 documentos secretos del Pentágono que revelan que los Estados Unidos utilizaron la prisión de Guantánamo para obtener información de sus reclusos, muchos de ellos inocentes, mientras soltaba a otros que suponían una grave amenaza.

De acuerdo al diario español El País, los EEUU crearon allí un sistema penal sin garantías, en el que solo importan dos cuestiones: cuánta información se obtendría de los presos y si representaban una amenaza en el futuro. Lo que no importa es cómo se obtiene esa información…

LEÉR MÁS  Caso Próvolo: declararon imputable al jardinero Armando Gómez

Además se sabe ahora –con certeza, porque antes era vox populi– que en Guantánamo se hallan detenidos sin garantías de ninunga clase ancianos con demencia senil, adolescentes, enfermos psiquiátricos graves, maestros de escuela o granjeros.

El diario norteamericano The New York Times, además, revela que cientos de prisioneros que no tenían vínculos con el terrorismo fueron mantenidos en la prisión sin juicio, sobre la base de informaciones vagas o declaraciones de personas que fueron torturadas. Para el caso, pone el ejemplo de un campesino afgano sin vínculos con militantes radicales que estuvo detenido durante dos años y sin juicio en un caso de identidad equivocada.

LEÉR MÁS  Ordenan reincorporar periodistas despedidos de la Agencia Télam

En contraste con esto, los documentos revelan que las autoridades estadounidenses liberaron en 2004 a Abdulá Mehsud, un talibán extremista que convenció a sus interrogadores de que fue reclutado por los insurgentes como chofer.

Según distintas agencias internacionales de noticias, la administración de Barack Obama, quien se comprometió a cerrar la controvertida prisión ubicada en Cuba durante su campaña electoral, sólo atinó a »lamentar» la divulgación »desafortunada» de los documentos…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here