En Mendoza, una consultora empresarial también trabaja para mejorar la autoestima en mujeres

Antes que nada, para comprender el significado de »autoestima», la psicóloga María de Lourdes Villafañe explica que »es la capacidad de evaluarse o valorarse a sí mismo. Es decir, que alguien tiene una sana autoestima cuando se valora a sí mismo adecuadamente. Significa que sé que soy lo que verdaderamente soy, sabiendo y aceptando que hay aspectos en los que tengo ciertas capacidades y otros en los que no las tengo».

»La autoestima –agregó Eliana Quiroga, Licenciada en Administración, especializada en coaching ontológico, y directora de Virtus Coaching and Consulting- significa saber que uno es un ser humano valioso, sea como sea, le falte lo que le falte, sepa lo que sepa, tenga la dificultad que tenga. Lo importante es reconocer que uno es valioso por el hecho concreto de ser quien es. Sólo si me siento importante por ser como soy, puedo aceptarme, auténtico, verdadero y relacionarme bien con mi entorno».

Lo cierto es que, si bien los problemas de autoestima no discriminan ni sexo ni edad ni nivel socioeconómico, las mujeres –muchas veces- quedan más expuestas por las presiones sociales que no dejan de marcar lo que »debe ser» y como »hay que ser». »Cuando hay conflictos con la autoestima se pueden perder muchas cosas. Partiendo de la pérdida de valor por uno mismo, se puede generar un distanciamiento en los vínculos con otros, familia, pareja, amigos, compañeros de trabajo. Y, también, se pierden espacios que posibilitan crecimiento y contención, como pertenecer a grupos de interés, asistir a actividades sociales», explicó Quiroga.

Claro que, como aseguran todos los entendidos en el tema, al mejorar la autoestima se logran muchas cosas que –antes, por momentos- eran impensadas. »Antes que nada se logra autenticidad –continuó Quiroga-. Pero también se logra  valorar de una manera más genuina cada uno de los recursos  personales y emocionales que se poseen; libertad para  elegir, sobre la propia vida; independencia de la opinión de los otros; un estado de receptividad que permite  aceptar lo que el entorno brinda, con capacidad para saber elegir qué es beneficioso para mi ser y qué no; y una nueva mirada de sí misma y de la vida, que permite ampliar las posibilidades de acción, llevando al logro de resultados concretos».

LEÉR MÁS  Sorpresa y memes por el aro de basquet en la Casa Rosada

Un coach de vida

Para mejorar la autoestima, desde el coaching ontológico se facilita -mediante un abordaje integral de la corporalidad, las emociones y el lenguaje- que la persona desarrolle una nueva mirada respecto a su ser, su estar y su hacer en la vida. »Partimos de la premisa que cada vez que uno de estos dominios (cuerpo, emociones y lenguaje) se ve afectado, impacta en los demás. A modo de ejemplo, una mujer que permanentemente tiene una conversación interna de autoinvalidación, ante cada situación que se le presente en la vida sus emociones transitarán la frustración y su cuerpo presentará manifestaciones de  su estado», explicó Eliana Quiroga. Y siguió: »en este caso el coach realizará intervenciones sobre estos dominios de modo tal que la persona  tome conciencia del impacto que está teniendo esta tendencia en su vida. Una vez que la persona lo ha podido ver, puede tener disponible un nuevo espacio de acción, llegando a posicionarse de un modo distinto frente a las situaciones que tiene que enfrentar».

Este proceso de cambio de paradigma que genera la persona luego de haber hecho contacto con el coaching ontológico, es un espacio interior ganado, para afrontar todo tipo de situaciones. Porque al ser el coach simplemente un facilitador del aprendizaje, la persona  internaliza de forma genuina sus nuevos descubrimientos, que no se sustentan en algo que le »enseñaron», sino que por el contrario, es algo que »aprendió de sí mismo», con el solo hecho de estar dispuesto a bucear en su mundo interno.

LEÉR MÁS  La ONU exige al estado argentino derogar y suspender decreto que modifica la ley de migraciones

En el trabajo

¿Cómo incide en el desempeño laboral la baja autoestima?

Eliana Quiroga, una de las pocas especialistas que hay en Mendoza de coaching ontológico, ante esta pregunta, la profesional despejó las dudas. »La baja autoestima no incidirá en todas las mujeres de la misma manera, ni en el mismo grado. Si bien resulta difícil particularizar,  sí podemos  mencionar algunas pautas generales que pueden observarse con esta problemática. Es decir, muchas mujeres con baja autoestima pueden mostrar dificultades para comunicarse, falta de proactividad, de motivación, de iniciativa; y alto nivel de dependencia de la opinión del otro. En términos generales, podríamos decir que ante estas manifestaciones son mujeres que no asumen un rol protagónico en su espacio laboral, lo cual no significa que no tengan las capacidades para el puesto que ocupan y las tareas que desempeñan. De hecho, muy por el contrario, tienen todas las capacidades para crecer, pero desde esta falta de autoestima, muchas de sus virtudes quedan por debajo, por lo que no pueden exteriorizar todo su potencial personal, profesional y laboral».

Y finalizó: »Ser mujer protagonista tiene que ver con conocerse a sí mismas; saber qué queremos y qué no; saber decir ‘sí’ cuando sea sí y ‘no’ cuando corresponda. Tiene que ver con ser decididas con convicción personal, sin depender de la opinión de los demás para autodefinirnos».

El taller: Mujeres genuinas

Nuevos caminos hacia el desarrollo de una autoestima consciente

Día: comienza el jueves 5 de julio, y se desarrollará durante 4 encuentros (uno por semana).

Hora: de 18.30 a 20.30 horas.

Lugar: Balcarce 1200, local 3, Godoy Cruz (atrás de Jumbo).

Más información: [email protected]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here