El regreso de Peter Capusotto

»Estoy armando un nuevo trabajo. Estoy pensando en un nuevo programa para mediados de año y la idea que tengo es actuar en una pileta con agua pero sin cemento», fue la frase que apareció hace algunas semanas en el Facebook oficial de Peter Capusotto.

Aunque todavía noy hay muchos detalles sobre este nuevo formato que emprenderá Diego Capusotto (sería un unipersonal), lo que sí se confirmó en los últimos días es que el programa que encabeza en la TV Pública y que se viraliza desde Youtube, tendrá nueva temporada.

La octava temporada comenzará a grabarse en diez días y saldría al aire a fines de agosto o principios de setiembre. Pero el mayor cambio será el de los días de emisión. Tras varios años anclado en las noches de los lunes, el programa cambiará de día para no cruzarse con el fútbol y comenzaría a verse los martes.

LEÉR MÁS  FALLO JUDICIAL LEVANTA LA SUSPENSIÓN DE VENTA DE MISOPROSTOL PARA USO GINECOLÓGICO

Nuevos personajes

En una entrevista reciente con el Diario Popular, Capusotto adelantó algunos de los personajes y temáticas que podrían aparecer en la nueva temporada.
Pepito: un nene de seis años que tiene un amigo invisible, el que se corporiza en el mundo real y comete desmanes.

El Gordo Vivencia: un ex seguridad del dúo musical Vivencia.

Yo Estuve Ahí: es fanático del rock y siempre quiere estar lo más cerca posible del escenario. Así va pasando por diferentes eventos, pasando de un recital de rock a un acto de Daniel Scioli.

Dios, el contestador: cansado de la gran demanda del tema de León Gieco »Sólo le pido a Dios», el Creador decide ejercer su legítimo derecho a réplica. Entonces crea »Sólo le pido a León», una canción que funciona como un violento discurso en el que reclama a la humanidad que se haga cargo del libre albedrío.

LEÉR MÁS  Las rejas de Brian (o los nuevos sentidos del poder) por Pablo Garciarena

Cacho Macaulayculkin: un tipo al que le gustaba hacer chistes malos. Un día terminó sus chistes con una onomatopeya: »¿Cómo está el mar? Como siempre, al lado de la playa. ¡Cuac!». Esto lo termina llevando a una granja para adictos a las muletillas televisivas. LVI

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here