El Gobierno sale a buscar evasores por la caída de la recaudación en Mendoza

El primer bimestre del año cerró con 13,6% menos ingresos tributarios. Consecuencia de la baja de la actividad y la reducción de alícuotas.

Con las elecciones por delante, el Gobierno de Mendoza necesita más que nunca contar con una buena recaudación de impuestos provinciales. Sin embargo, en los primeros dos meses del 2019 el monto percibido por Administración Tributaria Mendoza (ATM) cayó 13,6% en términos reales con relación a igual período del año pasado, lo que obligó al organismo recaudador a intensificar los operativos contra los evasores de las provincia.

La ministra de Hacienda de la Provincia, Paula Allasino, explicó que se está trabajando por dos frentes. Por un lado se están ejecutando acciones para mejorar la eficiencia de ATM en su lucha contra la evasión. Por el otro, se le está dando continuidad a los planes de fomento para quienes cumplen en tiempo y forma con el pago de sus obligaciones.

En lo que respecta a la lucha contra los evasores, la contadora a cargo de la cartera de Hacienda y Finanzas explicó que desde que AFIP les permitió cruzar datos con sus bases (en 2016), ATM puede identificar diferencias entre las declaraciones por IVA y las que se hacen por Ingresos Brutos. “Eso nos da la posibilidad de conocer a quienes eluden impuestos provinciales”, destacó. Una vez que se comprueba la evasión, los contribuyentes se exponen a multas y sanciones de diferente magnitud, dependiendo de la gravedad de la falta.

Como contraparte el objetivo está puesto en premiar a quiénes cumplen, y para esto continúan con los descuentos de hasta el 25% para quienes vienen cumpliendo con el pago del impuesto Inmobiliario y Automotor.

“La intención es desalentar la evasión y no alentarla con moratorias que hacían que los contribuyentes no pagaran sus deudas esperando a hacerlo cuando se les ofrecieran planes especiales”, indicó Allasino. “Hacer que se cumplan las leyes y que paguen los que deban pagar es parte del fomento de una sana competitividad entre comerciantes y empresarios”, agregó Allasino.

Menos recursos
Si bien los datos de recaudación de marzo todavía no están disponibles en la página de la Administración Tributaria Mendoza, la ministra Allasino adelantó que el monto percibido en los primeros tres meses del año creció 29,4% en términos nominales (sin tener en cuenta la inflación). En lo que respecta puntualmente a Ingresos Brutos, el principal impuesto de la provincia, el crecimiento fue del 37,1%.

Como aun no se publica el aumento del Índice de Precios al Consumidor (IPC) de marzo, no se puede conocer la variación real de la recaudación el primer trimestre, pero está claro que se mantendrá la misma tendencia negativa del primer bimestre (-13,6%), ya que la inflación acumulada interanual de los primeros tres meses del año superaría el 50%.

Según explicó la ministra de Hacienda, la caída en la recaudación de debe tanto al consenso fiscal (por el que se reducen de forma progresiva las cargas tributarias sobre las actividades productivas), como a la caída en la actividad económica, siendo de mayor peso la primera de las causas. Por esta razón ya se anticipaba una baja en los números y se tomaron medidas para que las arcas estatales no se vean resentidas de forma tal que no pudieran continuar con la prestación de servicios públicos de calidad.

“Se redujo el gasto público, al mismo tiempo en que decrecía la base impositiva, primero con el plan plurianual de reducción de Ingresos Brutos y luego con el Consenso Fiscal que profundiza el programa y que, por ejemplo, hará que la Industria quede exenta para el año 2022. Consideramos que se trata de un ingreso distorsivo de la cadena de producción y por lo tanto hicimos el esfuerzo de mantener inalterable esa baja”, comentó.

Efectos del consenso fiscal
En parte, el Gobierno de Mendoza atribuye la baja de la recaudación al consenso fiscal. El acuerdo prevé una reducción de impuestos provinciales para otorgar mayor competitividad a los sectores productivos. Así se planea una reducción progresiva hasta su eliminación en 2022 del impuesto a los sellos, con excepción de transferencias de inmuebles y automotores.

Además, se reducirán Ingresos Brutos para la Agricultura (reducción progresiva y exención a partir de 2020), la Industria, el Transporte (reducción progresiva y exención a partir de 2021).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here