El Disney mendocino

Enzo Vendemmia, además de joyero y empresario, es un apasionado de los dibujos animados y nos aventuramos a decir que es algo así como «el Disney mendocino». Aficionado al dibujo desde chico, en su larga estadía en Barcelona decidió concretar el sueño de estudiar animación. Los cursos realizados en Europa le facilitaron las cosas para que en 2009 –ya de regreso en Mendoza- pudiera abrir la primera escuela de dibujos animados, la ESCAAD (Escuela de Animaciones y Artes Digitales de Mendoza) y más tarde la productora de animaciones Vlexus donde hoy se están haciendo cortos para el canal Paka Paka, videos musicales para la empresa Líder y trabajos de «pasada en limpio» para diversas productoras de Buenos Aires y del mundo que la contratan. La empresa de contenidos audiovisuales de Vendemmia cuenta con el software canadiense Toonboom-Harmony, que los posiciona en un nivel competitivo ya que pocas productora de Buenos Aires lo manejan. Para que nos demos una idea, Los Simpson se hace con este programa.

Para Enzo hay dos elementos fundamentales en el desarrollo de la industria de animaciones, «la creatividad y el generar recursos humanos capacitados para manejar este software». De esta manera la escuela ESCAAD y la productora Vlexus se complementan, la primera como usina de talentos preparados, la segunda como empresa competitiva. De hecho la mayoría de los chicos que trabajan en Vlexus se formaron en la ESCAAD.

«Nuestra tarea es formar y perfeccionar animadores, en las técnicas tradicional 2D, digital, stop motion y motion graphics», comenta Enzo. En el estudio convergen artistas de la talla de Alejandra Cabezas –encargada de pensar la estética general de cada animación–, Valentina Candia –directora de animación–, Verónica Aguirre –fondista–, Diego Frachia, dibujante y Javier Vicente, el hombre que arma el story board. El equipo trabaja desde enero en el corto Animales andinos para Paka Paka y Acequia TV. La animación surgió luego de que Paka Paka (canal perteneciente al Gobierno nacional) comprara el ciclo Animales argentinos producido enteramente por Vlexus.

LEÉR MÁS  La ANMAT prohibió un alcohol en gel de venta online

«Muchas oportunidades de trabajo surgen para otros países que nos solicitan sobre todo un clean up. Nuestro primer trabajo fue para una empresa de Daytona, en Estados Unidos, luego hicimos otros para Francia y Colombia», cuenta Enzo y remarca que el manejo del software a costos más bajos les da ventajas para obtener trabajos. El clean up es literalmente la «pasada en limpio»: las productoras envían un borrador y Vlexus desarrolla la animación.

Este año Vlexus –junto con otras productoras de animación y contenidos audiovisuales que integran el Grupo Exportador Audiovisual Film Andes– participó de Chilemonos, el festival trasandino de dibujos animados. Ese grupo –que con su nombre rinde franco homenaje a la mítica productora de cine que el siglo pasado pretendió hacer de Mendoza una Hollywood vernácula–, «busca exportar contenidos locales y brindar servicios a proyectos del exterior, aportando capacidad técnica, logística y capital humano». Además de Vlexus Animación, está Toro Rojo Films,  Pablo Betancourt, Oeste Films S.A., Mol Productora S.A. , Maggie Moreno Creative Company y Kraken Productora Tentacular S.A. Todas maceran el viejo sueño de lograr que Mendoza funcione como polo de contenidos audiovisuales.

LEÉR MÁS  Cuáles son las actividades y servicios que se habilitan en Buenos Aires, Neuquén y Mendoza

Además de Animales andinos, el equipo de Vlexus trabaja en el corto Kusi, la guerra coya,  en el que por primera vez se mostrará a una superheroína de origen netamente andino.

El trabajo de la animación es minucioso y lento. Se avanzan entre cuatro y seis segundos por día por persona. En la Escuela de Animaciones y Artes Digitales cuentan con un set para hacer stop motion y se estudian todas las técnicas de animación en 2D. Cómo mover un personaje es el quid de la cuestión y para ello la base o el decálogo de los Nine Old Men (los nueve hombres que bajo las claras directivas de Walt Disney formularon el decálogo del movimiento animado) es la «biblia» sobre la cual se asienta la enseñanza.

Después viene el manejo de las herramientas tecnológicas que facilitan y optimizan las bases, softwares específicos de última generación como Toon Boom, Autodesk Maya, Photoshop y After Effects. «Fomentamos el aprendizaje profundo, actualizado e integrador de la tecnología. Estimulamos constantemente la imaginación, la proyección personal y la capacidad de los alumnos para crear», apunta Vendemmia.

En la ESCAAD los chicos abren las puertas al mundo de la creatividad, aprenden animaciones para TV, videojuegos y cine, manejan herramientas de última generación y se preparan para una de las industrias que se proyecta hacia el futuro.

Fuente: InMendoza

{jathumbnail off}

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here