El asesino Adolfo Scilingo, libre por las calles de Madrid

El represor que confesó haber participado de los vuelos de la muerte Adolfo Scilingo, condenado a 1084 años de prisión por delitos de lesa humanidad, anda libre por las calles de España desde hace un mes. Luego de 22 años en prisión –el 4 por ciento de su pena «irrevocable»- fue beneficiado por un régimen de reinserción y colabora en una parroquia de Madrid. La noticia generó el repudio de las organizaciones de derechos humanos y distintos espacios.

Adolfo Francisco Scilingo​ ​es un exmilitar argentino, condenado como autor de delitos de lesa humanidad por actos que cometió durante su desempeño como oficial de marina de guerra durante la dictadura cívico-militar argentina autodenominada «Proceso de Reorganización Nacional» (1976-1983).

Desde el 18 de noviembre del año pasado, el ex teniente de fragata, que confesó cómo durante la última dictadura militar se arrojaba a detenidos desaparecidos desde aviones hacia el Río de la Plata, pasa los días en un Centro de Inserción Social (CIS) de la capital española.

El represor estaba alojado en el centro penitenciario de Alcalá de Henares y le dieron el beneficio de salidas transitorias. Pero desde hace cuatro semanas se le aplicó un artículo del Reglamento Penitenciario local que amplió ese beneficio de salir del penal en forma permanente.

La organización HIJOS expresó su rechazo. “Su único lugar es la cárcel”. “Es repudiable que Scilingo pueda caminar por las calles, porque su único lugar es la cárcel común”, puntualizó Giselle Tepper.

“Mientras miles de familias siguen esperando saber dónde están los cuerpos de los desaparecidos, él sale de la cárcel, duerme en un centro de ‘inserción social’ y colabora todos los días en una institución religiosa. No puede insertarse en sociedad un asesino del pueblo”, definió.

Ese recurso tiene distintos niveles, y el que se le otorgó al represor es más flexible: lo exime de volver por las noches a prisión y lo habilita a dormir en un CIS. Este beneficio suele ser la antesala de un pedido de libertad condicional, que sería el próximo movimiento que daría el ex marino y con el cual quedaría eximido de ir a un Centro de Reinserción.

LEÉR MÁS  Son más de 170 mil las personas que actualmente cursan la infección por coronavirus en Argentina

El genocida pasa sus días en una parroquia católica prestando colaboraciones. “Ya no soy interno (preso), soy residente”, Dijo al periodista del diario Voz Populi, que a fin de mes dará a conocer unos “documentos muy reveladores” sobre su situación.

En 2006 fue condenado a 640 años de prisión y luego, en 2007, a la pena «irrevocable» 1084. El Tribunal Supremo de España consideró los delitos de asesinato y detención ilegal cometidos por él en la Escuela Superior de Mecánica de la Armada (ESMA) como “crímenes contra la humanidad”.

Mientras era juzgado, Scilingo confesó ante la Justicia ibérica que participó en 1977 en dos traslados aéreos donde treinta personas “fueron arrojadas desnudas a las aguas del Atlántico”.

LEÉR MÁS  Son más de 170 mil las personas que actualmente cursan la infección por coronavirus en Argentina

Scilingo había narrado detalles de los vuelos: “Todos los miércoles se hacía un vuelo y se designaba en forma rotativa distintos oficiales para hacerse cargo de esos vuelos. Los que el día antes se les elegían para morir, se les llevaba al aeropuerto dormidos o semidormidos mediante una leve dosis de un somnífero haciéndoles creer que iban a ser llevados a una prisión del Sur. Una vez en vuelo, se les daba una segunda dosis muy poderosa, quedaban totalmente dormidos, se les desvestía y, cuando el comandante daba la orden, se les arrojaba al mar uno por uno”.

Sin embargo, en la instancia del juicio oral se desdijo. Aludiendo súbitos desmayos e imaginarias huelgas de hambre, el marino sostuvo que sus testimonios fueron inventados para promover la investigación de los hechos.

La entrevista por la cual se conocieron los los detalles de las actividades de este asesino y sus colegas de armas, fue realizada por Horacio Verbitsky y publicada en el libro «El Vuelo» Allí se detalla estremecedor testimonio sobre los dos vuelos en los que él quitó la vida con ese sórdido método personas indefensas, luego a partir de esta «confesión» se encontraron documentos que refrendaban esos dichos y más testimonios directos.

_____

Fuentes: diarios Voz Populi, Página/12, Libro El Vuelo de H.Verbitsky, Diario El País de España.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here