Coronavirus: Las fake news, tan virales como la covid-19

Movilización anticuarentena en el Obelisco.

De la mano de la pandemia, se difundieron noticias falsas, ridículas e incluso peligrosas, como la protección de la nicotina frente al virus o evitar la infección haciendo gárgaras de agua salada o de dióxido de cloro.

La desinformación en internet acerca de la covid-19 fue masiva en marzo y abril, con historias virales como consejos contraproducentes y la teoría de que era un virus artificial, según un análisis publicado por cinco medios europeos especializados en la verificación de noticias. Si bien el informe se limita a la información difundida en Europa, los resultados son extrapolables a otras regiones, ya que las fake news se propagaron, como el SARS-Cov-2, por todo el planeta.

Hacer gárgaras con agua salada, tomar dióxido de cloro, retener la respiración para saber si se contrajo el virus… los consejos erróneos e incluso peligrosos (como por ejemplo que la nicotina protege contra los efectos más graves del virus y entonces los fumadores tendrían menos posibilidades de sufrir infecciones severas y requerir internación o cuidados intensivos) y los supuestos tratamientos y remedios contra la covid-19 fueron «el principal tema de desinformación», constataron los autores del informe realizado en países golpeados por la pandemia (Italia, España, Reino Unido, Alemania y Francia).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó en febrero de una «infodemia masiva» que complicaba la tarea de informar de las autoridades sobre la covid-19, que hasta ahora mató a más de medio millón de personas en el mundo.

La cloroquina, un medicamento cuya eficacia no ha sido probada contra el SARS-CoV-2, fue objeto de «muchos artículos» de verificación en España, Reino Unido y sobre todo en Francia. Por ejemplo, fue presentado erróneamente como un tratamiento científicamente validado o «prohibido» por las autoridades.

Otro gran tema fue el de los tapaboca, sobre cuya eficacia y supuestos peligros se escribió abundantemente de forma equivocada. Así como la teoría desmontada por la ciencia de que el virus fue creado por el hombre.

Varias teorías conspiranoicas que ya circulaban antes de la pandemia fueron adaptadas para corresponder con la actualidad, como las que acusan a Bill Gates de querer implantar chips electrónicos a la población mediante la vacunación contra el virus.

También se desinformó sobre las vacunas y con teorías según las cuales la covid-19 fue creada o acentuada por la tecnología 5G, muy virales en Italia y Reino Unido, según el informe.

Las medidas de lucha contra la pandemia también suscitaron una gran cantidad de desinformación, «generalmente sobre leyes nacionales, falsas acciones y declaraciones atribuidas a una personalidad política o a las autoridades».

Un dato que se destaca dentro de la uniformidad de las falsas noticias difundidas es que algunas, muy presentes en un país, estaban completamente ausentes (o eran minoritarias) en otros. Un ejemplo es la cuestión de los inmigrantes. Alemania registró varios contenidos sobre migrantes, incluido el hecho de que se les permitía acceder de forma secreta al país durante el confinamiento. En ninguno de los otros países analizados apareció este tema. Aunque sí hubo un tema conexo que apareció en todos, la falsa creencia de que las comunidades musulmanas estaban recibiendo un tratamiento preferencial o no estaban obligadas a cumplir las normas de salud pública.

LEÉR MÁS  La Anmat prohibió un producto que se publicitaba para tratar el coronavirus

Este informe se basó en el análisis de 654 artículos de verificación de marzo y abril por parte de Pagella Politica/Facta (Italia), Maldita.es (España), Full Fact (Reino Unido), Correctiv (Alemania) y la AFP (Francia). Aunque el flujo se redujo al parecer en las últimas semanas, la desinformación sobre la covid-19 continúa circulando en las redes sociales.

Bill Gates

Un ejercicio para simular lo que podría pasar si hubiera una pandemia severa sirvió para alimentar las primeras acusaciones. La simulación, llamada «Evento 201 «, se realizó en colaboración con la Fundación Gates y se basó en un tipo de coronavirus. Se celebró varias semanas antes de que las autoridades chinas identificaran públicamente los primeros casos conocidos de Covid-19 en diciembre de 2019.

En España algunas personas le atribuyeron una carta en la que supuestamente dijo que el coronavirus tiene un «propósito espiritual», que él es»el gran corrector» y que «está aquí para enseñarnos algunas lecciones que parece que hemos olvidado». Nadie vio esa carta. Otro método común para producir narrativas falsas es usar imágenes manipuladas: en Francia e Italia se compartió una foto de un edificio real de la Fundación con una inscripción manipulada que decía «Centro para la Reducción Global de la Población Humana».

En Francia , muchos contenidos afirman que Gates quiere aprovechar la covid-19 para implantar «microchips» a través de vacunas para «etiquetar» y geolocalizar a la población. La Fundación Bill y Melinda Gates, que anunció 250 millones de dólares para combatir la pandemia, financia una amplia gama de proyectos de investigación sobre salud pública y vacunas. En este tipo de desinformaciones se mezclan, interpretan erróneamente o exageran varios de estos proyectos y algunas declaraciones, creando contenidos engañosos.

Un bulo similar en Reino Unido afirmó que tanto el virus como la vacuna ya estaban patentados y que la vacuna era propiedad de la Fundación Gates. En Alemania , las declaraciones de Gates se manipularon para que pareciera que dijo que está obteniendo un beneficio del 2.000 por ciento de las vacunas.

Gates está acusado de ser indirectamente responsable de que cientos de miles de niños se hayan quedado paralizados en la India debido a las campañas de vacunación que patrocinó, según numerosas publicaciones que aparecieron en Francia , Italia y Alemania . Además de ser una calumnia, la acusación favorece a los grupos antivacunas.

Aunque los coronavirus son una categoría amplia de virus que incluye el resfriado común o el SARS, ese ejercicio se convirtió en la «evidencia» más utilizada contra Gates, y aparecieron publicaciones similares en Francia , España , Italia y Reino Unido . La idea general es decir que Gates creó el virus o, al menos, que sabía que existía antes de la pandemia.

Otro rumor sin fundamento se asoció con que una patente para el nuevo coronavirus fue presentada en 2015 por el Instituto Pirbright con sede en Reino Unido, que recibió, entre otros, algunos fondos de la Fundación Gates. La patente existe, pero esta afirmación también se basó en la suposición incorrecta de que solo hay un coronavirus.

LEÉR MÁS  Qué actividades cambian en la nueva etapa de la cuarentena, según cada región del país

5G

Durante la crisis del coronavirus, el mito de que el 5G fue de alguna manera responsable de la pandemia se hizo muy popular. Google Trends muestra un fuerte aumento de las búsquedas en todo el mundo con el término «5G» a finales de marzo y principios de abril de 2020, en paralelo a un aumento en la popularidad de las búsquedas de «5G peligroso» o «coronavirus 5G». La nueva tecnología se puso en práctica en 2019, cuando los primeros países empezaron a desplegarla .

Las desinformaciones sobre el 5G a menudo incluyen imágenes o videos de pájaros que caen muertos al suelo, supuestamente debido a la radiación. Los fact checkers de España , Italia y Alemania los han desmentido repetidamente.

No hay evidencias de que el 5G sea nocivo para las personas, dañe su sistema inmunológico o, de alguna manera, empeore el impacto del coronavirus SARS-CoV-2. Las afirmaciones de que el 5G puede destruir células en el cuerpo y causar síntomas similares a la gripe también son falsas, según la Oficina Federal Alemana de Protección Radiológica .

Como explicó este organismo, los campos electromagnéticos pueden causar un calentamiento mínimo e imperceptible de la superficie del cuerpo, que no llega al pulmón. La misma línea siguen estas declaraciones de la OMS: “Los niveles de exposición a la radiofrecuencia de las tecnologías actuales provocan un aumento insignificante de la temperatura en el cuerpo humano. (…) Siempre que la exposición general permanezca por debajo de las pautas internacionales, no se esperan consecuencias para la salud pública”. La OMS destacó también que «las redes móviles 5G NO propagan covid-19». Otros contenidos se refieren a que el 5G provoca que la hemoglobina en nuestra sangre «se vuelva loca» y ya no pueda transportar oxígeno.

Aunque la covid-19 es una pandemia mundial, el 5G solo está operativo en algunos lugares . Uno de ellos es Wuhan. Sin embargo, como señala la OMS , las personas que viven en áreas sin esta tecnología también contraen la covid-19 y pueden enfermarse gravemente o incluso morir. Un mapa que circuló en Francia y que supuestamente mostraba una correlación de la propagación de la covid-19 y el despliegue del 5G también era una información manipulada; se trataba del uso de fibra óptica en Francia en 2019. Y las investigaciones de casos de Wuhan mostraron que había personas infectadas que nunca habían visitado la ciudad, sino que entraron en contacto con familiares o amigos que vivían allí. Esto se debe a que el SARS-CoV-2 es un virus que se transmite de humano a humano y no por radiación electromagnética.

 


Fuente: Página/12

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here