Consejos de mantenimiento para obtener pasto y forraje de calidad

En la ganadería, la producción de carne, leche y otros derivados es esencial. La calidad de estos productos está determinada por el grado de nutrición de los animales y, por eso, es importante brindar acciones preventivas para el mantenimiento del forraje. 

El piso forrajero está conformado por el pasto y forraje que sirve de alimento para el ganado, especialmente, en épocas de temperaturas bajas. Entre otros beneficios, sirve para incrementar la producción y calidad lechera. 

Existen diversas técnicas de cuidado para obtener un buen piso forrajero. En esta nota, repasamos algunos consejos esenciales de mantenimiento para lograrlo.  

Piso forrajero: pasto y forraje 

El piso forrajero es clave para la alimentación del ganado. Sus dos componentes principales, pasto y forraje, aportan diversos nutrientes y beneficios a los animales. 

El forraje está constituido por plantas o residuos no procesados que sirven como fuente de alimentación para el ganado. El pasto, por su parte, constituye el 60-70% de la dieta de los rumiantes, ya que aportan fibra, carbohidratos y proteínas indispensables para su organismo. 

Tanto el forraje como el pasto deben alcanzar su máximo potencial productivo para poder ser aprovechados por los animales. Para ello, es importante realizar cuidados y mantenimientos periódicos que garanticen su calidad.  

Consejos para el mantenimiento y cuidado del piso forrajero 

A continuación, repasamos los consejos más importantes para que el forraje y el pasto incrementen su potencial productivo. 

  • Control de malezas y malas hierbas 

Es fundamental utilizar una desmalezadora de arrastre periódicamente para erradicar malezas y malas hierbas del terreno. Esto favorecerá el crecimiento y desarrollo sano de las gramíneas y plantas forrajeras.  

Además, es recomendable contar con un tractor de calidad para el mantenimiento de la totalidad del terreno. Una buena alternativa es buscar tractores New Holland usados. 

  • Prevención de enfermedades y plagas 

Otro cuidado esencial es prevenir la aparición de organismos que amenacen el forraje como hongos o plagas. Para ello, es importante aplicar insumos fitosanitarios que ayuden a evitarlos.  

  • Riego periódico 

Como con todo cultivo, el riego es un factor esencial para su crecimiento y cuidado. En este caso, se recomienda realizar riegos con una frecuencia de tres a cuatro semanas. 

  • Fertilización 

En cuanto a los pastos, es importante fertilizar en tres momentos: 

  1. En la siembra: aplicar fosfato diamónico para su vigorosidad.
  2. Durante el crecimiento: agregar nitrógeno, urea por ejemplo, para favorecer la fertilidad del suelo.
  3. A mitad de cultivo: aplicar cloruro de potasio para obtener mayor follaje y crecimiento. 
  • Corte y podado 

A medida que el pasto envejece, aumenta la fibra y baja la proteína. Para nutrir nuestros animales, es importante cortarlo en el punto máximo antes de que comience su deterioro. También, debemos conocer los procesos fitosanitarios del terreno y planificar su almacenamiento. 

  • Ensilaje 

Por último, es de vital importancia el almacenamiento de los forrajes, ya que, a la intemperie, pierde sus propiedades. Por eso, si no se lo brindaremos a los animales apenas lo cortamos, es fundamental almacenarlo en silos o ambientes adecuados para mantener sus nutrientes. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here