Todavía no se conoce la sustancia envenenada con que se «cortó» la cocaína ni dónde se lo hizo. Mucho menos los responsables de las muertes. La causa cambiará de manos y todo indica que quedará en las de el juez Culotta, que ya tiene la de El Paisa.

Transcurrida una semana del envenenamiento por cocaína adulterada, la realidad es que hasta el momento no se sabe dónde se “cocinó” el estupefaciente, dónde se le agregó la sustancia que produjo 24 muertes y mucho menos quiénes son los responsables.

Los detenidos en Puerta 8 y el barrio El Gaucho son vendedores de los “papelitos” de droga, pero no se les encontró instrumental para “estirar” la cocaína ni la sustancia con la que se hizo el llamado “corte”. En paralelo, este jueves se iniciarán las pericias sobre la droga secuestrada a otra banda, la de Joaquín Aquino, El Paisa.

Por ahora no hay evidencia de que esa organización haya sido la proveedora de la droga que produjo las muertes, pero los peritajes dirán la última palabra. El ministro Sergio Berni señaló públicamente que la cocaína estaba mezclada con Piperidina, una sustancia que se utiliza en solventes pero se la encuentra también en antipsicóticos y como precursor del Fentanilo. Los fiscales del caso, sin embargo, no tienen ninguna evidencia de que se trate de Piperidina.

Berni tomó como palabra santa el análisis de una muestra que un abogado le dio a un periodista y que éste envió a un laboratorio privado. No se puede descartar, pero por ahora, oficialmente, la sustancia letal no está identificada.

24 muertos y ningún autor

Pese a que se habló muchísimo en los siete días transcurridos desde las muertes, el resultado oficial de la investigación es que aún no se sabe nada de los verdaderos autores de los 24 homicidios por envenenamiento de la droga. Se allanaron los dos bunkers en los que se vendieron los sobres -Puerta 8 y El Gaucho-, pero allí no se “estiró” el estupefaciente.

Para colmo, hay una fuerte sospecha de complicidad policial, ya que el bunker clave fue allanado el 18 de diciembre y ahora se volvió a allanar y el lugar seguía estando en plena actividad. Ahí se secuestraron 450 papelitos y en El Gaucho otros 1.500. Los vecinos del barrio dicen que los narcos le dejaban dinero al patrullero en una bolsita, una o más veces por semana.

LEÉR MÁS  Potenciar Trabajo: el Gobierno busca un "rol más activo" de municipios y provincias

Los fiscales de la justicia ordinaria de San Martín dejarán el caso en las próximas horas sin saber oficialmente cuál es la sustancia que desató la catástrofe, dónde se mezcló con la cocaína ni quienes son los narcos culpables.

Este jueves se peritará la droga que se le encontró a El Paisa

Este jueves se pondrán en marcha los peritajes de la droga que se le encontró a El Paisa en su refugio de José C. Paz. Fueron unos 15.000 sobres. El análisis recién comenzará ahora porque se le dio tiempo a la defensa del narco para que designara perito de parte.

Por ahora no hay ninguna evidencia de que Aquino haya sido el proveedor de la droga que se vendió en Puerta 8 y El Gaucho. Es más, en la indagatoria en la que El Paisa se negó a declarar se lo imputó por narcotráfico, pero no por las muertes.

Si se comprueba que se trata de los mismos estupefacientes y los mismos envoltorios, seguramente la acusación va a cambiar. Pero no parece muy probable: en José C. Paz no hubo envenenados como en los dos barrios de Tres de Febrero, lo que probaría que no son la misma droga. Igual, no puede descartarse que El Paisa haya enviado la cocaína y alguien en Puerta 8 o El Gaucho haya hecho el «estiramiento».

Hay un viejo truco policial: cuando se produce un caso muy mediático, que requiere un urgente esclarecimiento ante la opinión pública, se busca algún expediente anterior para sacar del cajón y achacarle la responsabilidad a un «viejo conocido». Con lo de El Paisa podría estar haciéndose esa maniobra, porque 24 muertes urgían una respuesta de algún tipo.

La causa llegará al Juez Culotta, que tenía la de El Paisa

Todo indica que el expediente por narcotráfico y por las 24 muertes en Puerta 8 y El Gaucho aterrizará este jueves o viernes en la justicia federal, casi seguro también en el juzgado de Tres de Febrero de Juan Manuel Culotta. Por ahora, la causa era investigada por un fiscal de la justicia ordinaria, Germán Martínez, bajo la órbita del fiscal general de San Martín, Marcelo Lapargo. Pero estaba claro desde el principio que la causa, tarde o temprano, pasaría a la justicia federal.

LEÉR MÁS  Jorge Capitanich: "Es necesario transformar los planes sociales en empleo"

Culotta ya tiene el otro expediente, el de El Paisa. El magistrado fue cuestionado porque consideran que debió ordenar los allanamientos en noviembre, pero Culotta alega que el fiscal Paul Starc no pidió esa medida, pese a la sugerencia que hizo, por escrito, el fiscal especializado en narcotráfico, Diego Iglesias. En cualquier caso, sí está claro que nunca se pidió ningún allanamiento en Puerta 8 o El Gaucho los dos lugares desde los cuales realmente salió la droga adulterada.

El punto clave sigue siendo la sustancia que resultó letal. Berni habló de Piperidina, tomando como bueno el análisis que mandó a hacer un periodista a partir de una muestra que le hizo llegar un abogado. Los fiscales de San Martín dicen que no tienen ningún resultado oficial y el juez Culotta afirma lo mismo. O sea, por ahora, la sustancia no se sabe cuál fue. De todas maneras, hay una coincidencia absoluta en descartar que las muertes fueran producto de peleas entre bandas. Cae de maduro que se trató de la mezcla hecha por un «cocinero» inepto, al que le llegó la sustancia no se sabe cómo y el sujeto no conocía sus efectos.

La resultante es un múltiple crimen de personas humildes, más que humildes. De los 24 fallecidos, uno sólo tenía trabajo formal, con un sueldo a fin de mes. Se trata de un camionero que trabajaba en la recolección de residuos. Los 23 restantes luchaban cada día por sobrevivir de forma informal, para colmo con una adicción que les costó la vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here