CARTA DE UNA MÉDICA PEDIATRA al Presidente Fernández

“15 de abril de 2020, Buenos aires, Argentina

Señor Presidente de la Nación, Alberto Fernández.

Mi nombre es Georgina Di Gennaro. Soy médica pediatra. Tengo tres hijos. Estudie en la Universidad de Buenos Aires y me forme y trabaje en el Hospital de Clínicas de CABA. Actualmente me desempeño en el sistema privado de salud. 

Motiva esta carta, la misiva que le dirigió una colega y que se viralizó en los últimos días.

En primer lugar creo que mi colega tiene toda la razón en reclamar por su sueldo. En los últimos 4 años los ingresos de la inmensa mayoría los argentinos perdieron un 50 % de poder adquisitivo en promedio. Mi colega está indignada. Y tiene razón. También lo estoy. Aunque, debo decirlo, las decisiones políticas que ocasionaron tal descalabro en nuestra economía doméstica no han tenido que ver con su mandato. Disiento además con ella en que me importa poco cuanto ganen los políticos. Pues no es lo que ganan sino lo que deciden lo que nos cambia la vida. 

Creo en la política como herramienta para administrar la vida en sociedad.

Si algo nos enseña esta pandemia es que no sobreviviríamos jamás en soledad.

Porque también me levanto a cualquier hora a atender pacientes. Y considero que merezco una retribución justa por mi trabajo. Pero soy consciente de que mi trabajo no tiene sentido si la población no accede a cumplimentar su calendario de vacunas por ejemplo. 

Debo ser sincera. Lo voté. A usted y al resto de mis representantes. Para que cobren su sueldo y tomen decisiones.

LEÉR MÁS  Incendios forestales: diez provincias asoladas por las llamas

Lo voté para recuperar el Ministerio de Salud y el de Ciencia que la administración anterior decidió suprimir, y que hoy están al frente de las decisiones que nos guían y organizan. Le estaré eternamente agradecida por cumplir su promesa de campaña en este sentido. Es inimaginable pensar en enfrentar esta pandemia como personal de salud de no contar con ellos.

No le perdono a la política que Argentina no cuente desde hace 4 años con Dirección Nacional de Enfermedades Transmitidas por Vectores. Lo voté para que frente a la actual epidemia de dengue contemos nuevamente con tan indispensable organismo público.

Lo voté para restablecer y garantizar el calendario de vacunas obligatorias y gratuitas, herramienta que nos permite vivir a salvo de situaciones como esta.

Deberá usted asegurarse de que en Argentina se continúe produciendo la única vacuna que existe en el mundo para fiebre hemorrágica argentina y cuya producción llegó a suspenderse por decisiones políticas.

Lo voté porque hay que revertir el desfinanciamiento que sufrió el Malbran también por decisión política. Y que no es ni más ni menos que el reflejo de una gestión que en nombre del odio al estado se dio el lujo de abandonar la salud, la ciencia y la investigación públicas.

Me urge, por ejemplo, pedirle que reincorpore en el Hospital Posadas a los jefes y trabajadores de tantos servicios que dejaron de existir en nombre del achique del estado. Y que no permita que el hospital escuela donde me formé acabe siendo un emprendimiento inmobiliario.

Me indigna pensar que la capital de mi país categorice la enfermería como trabajo administrativo. Y esa es una aberración política que se debe enmendar. No quiero el sueldo de Larreta. Quiero que mis compañeros de trabajo que hoy exponen su vida en sus puestos sean reconocidos como tales.

LEÉR MÁS  "Queremos trabajar para que haya fútbol en la TV Pública"

Lo voté además para que investigue dónde fueron a parar los 100.000 millones de dólares por los que tendrán que pagar mis hijos y nietos, deuda que seguramente condicione no solo los sueldos de toda la administración pública por muchas generaciones sino además las jubilaciones de todos los que hoy trabajamos a destajo para ganarnos el pan.

Y por último lo voté para que no ceda ante las inmensas presiones que soporta todo político desde el poder real para que decida en detrimento del bien común y a favor de sus intereses.

Es una decisión política la que en estos momentos necesitamos para conseguir los fondos que desesperadamente hacen falta para hacer frente a esta catástrofe. Que las grandes fortunas por una vez contribuyan.

El 1,5% de lo que acumulan sin sentido sería suficiente para preparar al sistema de salud para lo que se viene. 

Tiene usted y su gente la responsabilidad de tomar el timón y velar por nuestro bienestar. Y así lo están haciendo. Los apoyamos. Continúe tomando decisiones que favorezcan a la mayoría. Tengo la certeza de que su sueldo y el de sus colaboradores serán una inversión para este país.”

Georgina Di Gennaro

MN 117.241

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here