A pesar de la sequía hay un 30% más de agua en los diques de la provincia

 

Las altas temperaturas registradas en diciembre de 2011 alteraron el panorama de irrigación en la provincia, ya que el caudal de los ríos fue mayor al de lo esperado. Si bien, en general, los volúmenes no se han modificado, esto llevó a que haya un 30% más de agua acumulada en los diques que el año pasado.

 

El responsable interino del Departamento General de Irrigación, Carlos Dávila estuvo en la zona Este acompañado por las autoridades de la dependencia pertenecientes a la región.

 

“Estamos recorriendo todos los oasis de la provincia comunicando el nuevo pronóstico o mejor dicho el replanteo del mismo que dio el Área del Hidrología en octubre, ya que las temperaturas de diciembre hicieron que este pronóstico se viese alterado”, informó Dávila.

 

Irrigación el año pasado había pronosticado que el caudal de los ríos no iba a sufrir modificaciones, es decir que se iba a mantener un 60% por debajo del promedio histórico, como venía sucediendo.

 

Sin embargo, los calores registrados en diciembre último llevaron a que bajara mucha más agua de la montaña y que a su vez la demanda del recurso fuera mayor. A partir de este fenómeno se replanteó el pronóstico en lo que se refiere a las erogaciones de los diques.

 

“El volumen de agua es el mismo, pero el manejo de los diques, la distribución del recurso y la responsabilidad de los inspectores en conjunto con los regantes, ha hecho que hoy tengamos un 30% más de agua acumulada en todos los diques, desde el Nihuil, Potrerillos hasta El Carrizal. Todos han mejorado entre un 27 y 30% con respecto al año pasado”, señaló Dávila.

 

Con respecto al Nihuil, el dique principal, es el que está en mejores condiciones a pesar de que está al 50% de su capacidad.

 

En tanto, los más complicados actualmente son los diques de Valle Grande y El Diamante, allí no se han visto avances como en el resto.

 

En referencia a este último, el interino de Irrigación explicó que el dique en cuestión se encuentra en esas condiciones “porque el río Diamante es el que ha tenido el peor comportamiento, está casi al mismo nivel que el año pasado”.

 

La impermeabilización mejoró el ahorro de agua

 

Las redes primarias y secundarias impermeabilizadas en la provincia no superan el 10%. En cambio, en la zona Este, los canales que están en esa condición son cerca del 15%.

 

“A nosotros nos da tranquilidad a pesar de la crisis hídrica, de que contamos con los canales matrices impermeabilizados porque el ahorro de agua que se genera es muy importante”, destacó Ricardo Scandura, consejero del río Tunuyán Inferior, quien tiene el núcleo acuífero del cultivo en el oasis del Este.

Sitio Andino

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here