Violentos abstenerse

Los insultos en la pareja muchas veces comienzan en secreto y crecen con el tiempo: no disminuyen ni se van. Muchas veces se minimiza o se justifica con el estrés del trabajo o los problemas, creyendo que el violento va a cambiar o calmar.

Entre los más frecuentes tipos de violencia psicológica están:

• La desigualdad
• La competencia
• Contradecir
• La humillación
• Las amenazas
• La trivialización
• La negación

Cuando un insulto (»no tenés nada en la cabeza») se repite continuamente se vuelve invisible, se acostumbran. La agresión del pasivo-agresivo, en cambio, es despacito, lenta.

El burlador hace una broma para que haya una risa sobre el otro. El insulto duele porque rebaja, descalifica… Cuanto más impotente es una persona, más insegura y agresiva se va a volver; cuanto más segura sea, más va a poder dialogar, disentir e intercambiar ideas.Cuanto más inseguridad interna, más agresividad externa. Lo contrario al amor no es el odio sino la indiferencia. Volver al otro invisible es una manera también de castigar.

La violencia verbal es la antesala de la física y es por eso que no hay que aceptar el primer »cachetazo emocional» –lo físico como se cree.

Hay que poner límites al maltrato, venga de quien venga. Seguir adelante y cuidarnos: somos el capital más valioso que tenemos y nadie merece ser lastimado. Y cuando estemos enojados tomarnos tiempo y aprender a usar los dos regalos más lindos que tenemos: el sí y el no.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here