»Uno siempre intenta superarse»

El hombre que formó parte de las orquestas de Pepe Basso, Atilio y Héctor Stampone, y supo acompañar al Polaco Goyeneche en su recordada etapa en el Café Homero a fines de los años ’80, revela en el comienzo de una charla lo siguiente: »¡Por supuesto que hemos hecho grabaciones juntos y vivido varios momentos, pero salir al toro solos, nunca! Lo teníamos pendiente.»
Y rememora: »De alguna manera, con este show estamos reviviendo aquellas noches en el Homero con Lavié, El Polaco y tantos otros. Muchas veces éramos tantos los que estábamos adentro que teníamos que abrir las ventanas del lugar para que nos vieran desde la vereda».

–¿Por qué tardaron tanto?
–No se dio. Y ahora fue una idea de ella más que mía, cosa que me sorprendió. No nos encontramos casi nunca luego de que cerraron esos lugares. Practicamente no nos veíamos. Y ahora estamos a la espera de lo que pasa. Seguramente, a mediada de que vaya andando el show, uno pueda ver lo que siente y lo que puede aportar de aquellas cosas lindas que pasamos juntos.
–¿Qué significa compartir escenario con Adriana Varela?
–Recordar muchas cosas lindas, mucha gente que se ha ido y que sin embargo uno siga recordando, como Tarantino, Goyeneche y Rudolf.
–¿Cómo la describirías?
–Somos tan amigos que me cuesta encontrarle palabras. Es una gran luchadora. Ayer nos juntamos para ver lo que íbamos a hacer y le decía que ella es la portadora de aquella época y qué por suerte siempre la saca a relucir. La verdad, es para aplaudirla.
–Nombraron al espectáculo como Conversaciones del tango.
–Sí, porque tanto lo que toquemos como lo que podamos recordar es principalmente un diálogo. No es sólo que ella canta y yo la acompaño o al revés; es también la recreación de de aquellas conversaciones que se producían con el Polaco. Por eso no pautamos el show. Lo dejamos suceder.
–¿Cómo evaluás tu carrera?
–No sé si es más importante que años atrás. Uno siempre intenta superarse en lo que hace. Y el hecho que hace poquitos días la Legislatura de la Ciudad me haya declarado ciudano ilustre es un empujoncito más para seguir trabajando. Estoy pasando un lindo momento, donde se me dio tocar cosas con mi trío, con la orquesta del tango o con Marta Argerich. No sé si estoy en el punto máximo de mi carrera, pero sin duda apunto a ello.
–Siempre fuiste un puntual del bandoneón solista, ¿cómo ves esa veta hoy?
–Lo veo con muy buen presente y futuro, porque hay muchos jóvenes que se dieron cuenta de que puede ser un instrumento solista el bandoneón además de elemento de una orquesta. Y por suerte se lo estudia con muchísimas nuevas técnicas.
–¿Planes para el resto del año?
–Además de continuar con la orquesta, tengo pautados conciertos con Argerich en Rosario y una mini gira en Japón con una orquesta de Tokio. Después del problema que tuve cuando me afanaron dos bandoneones hace poco, voy a ver si consigo uno cuando vaya por allá.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here