Seducción y sensualidad

 

 

 

Por la Lic. Diana M. Resnicoff


La seducción cabe considerarla como el conjunto de expresiones y manifestaciones de una persona, sus aspectos particulares, psicofísicos y comportamentales, que surgen de su manera de ser y que se relacionan con su historia y trayectoria vital, y que producen, en su conjunto o en algunos de sus aspectos, atracción de algunas personas frente a ella.

 

 

Es un proceso presente en nuestra vida cotidiana, en cada contacto que establecemos con las demás personas, en todas las relaciones humanas: amorosas, laborales, circunstanciales, amistosas, familiares, etc. La seducción es un arte, un juego lleno de riesgos y contratiempos, de aventuras y desventuras, de encantos y disfraces. Con la seducción, la sexualidad entra en una dimensión mucho más amplia, y que abarca mucho más que la ‘necesidad de saciar el sexo’.

 

 

¿Por qué hay mujeres que son mucho más seductoras que otras? ¿Qué es lo que influye?

 

Todas las personas somos seductoras desde que nacemos, incluso los bebés son tremendamente seductores. Para seducir hacemos gestos, decimos cosas, nos comportamos de tal o cual forma, – chistosos, prepotentes, conversadores, callados, gestos y cosas que resultan seductores para algunas personas y no lo son para otras.

 

No es posible seducir a todo el mundo. No se puede gustar a todos: al padre, a la madre, a los/as hijos/as, a la compañera, al amigo… en todos nuestros comportamientos o puntos de vista. Tampoco es posible que gustemos a nuestra pareja en todas nuestras facetas, en todos nuestros actos, en todas nuestras opiniones.

 

Pero ya sea por la educación o por las experiencias de aprendizaje que vamos teniendo a lo largo de la vida, vamos inhibiendo esas habilidades innatas.

 

¿Cuáles son las dificultades sexuales femeninas que pueden impedir el goce o la capacidad de seducir? ¿Qué se puede hacer? ¿Cómo se resuelve?

 

Las principales dificultades sexuales femeninas que pueden impedir el goce o la capacidad de seducir se relacionan con miedos, vergüenza y en general con una baja autoestima.

 

En el repertorio de las ideas e imágenes que alberga nuestra mente, hay una muy importante por la influencia que ejerce sobre la conducta y es la idea o imagen que nos hemos formado de nuestra propia persona, reflejo, en parte de las opiniones que tienen los otros sobre nosotros y en parte producto de una elaboración propia que hacemos, a partir de la niñez.

 

La autoestima es tener un buen auto-concepto, para lo que es fundamental ser realistas, porque deben verse los defectos y las virtudes. Una persona no puede pretender que todo el mundo la quiera o la apruebe. Para que crezca la autoestima es fundamental aceptar la realidad y ser racionales a la hora de interpretar el mundo; conocer nuestros límites, ser tolerantes a la frustración y saber que hay cosas que nos pueden salir mal y aceptarlo, pero eso no significa que las dejemos de hacer. Nuestra vida transcurre entre éxitos y fracasos y, teniendo plena seguridad de nuestras capacidades, aceptaremos unos y otros. Conscientes de nuestros fallos, podremos cuestionarnos y adaptarnos a nosotros, a los demás y a las situaciones. Es fundamental valorarse, pero por lo que se es. Y, partiendo de ese punto, darse permiso para estar bien con uno mismo y con los demás.

 

¿Cómo podemos desarrollar nuestra seducción?

 

La seducción es un arte que podemos aprender y por lo tanto todos somos capaces de desarrollar nuestro potencial para seducir. La tarea consiste en saber exhibir las mejores virtudes, asumir aquellas que no podemos cambiar y ampliar nuestras capacidades no trabajadas.

 

Algunas sugerencias a tener en cuenta en este arte de la seducción son:

 

 

Creer en una: aprecia tu esencia como ser humano, acepta que tienes cualidades positivas y que los demás pueden conocerlas, sedúcete a ti misma y confía en tus posibilidades.

 

Dejar de ser tímidas: para ello es importante animarse a buscar nuevas oportunidades, pero con una actitud positiva, estar dispuesta a dialogar con fluidez. Requiere también que seas paciente, positiva y muy optimista porque a veces las cosas no salen como uno quiere y hay que seguir intentándolo más veces hasta que alguien nos corresponda.

 

Estar Relajada: a veces, cuando estamos muy cerca de la persona que nos gusta, nos ponemos ansiosos, respiramos muy rápido, transpiramos, el corazón nos palpita, etc. Y esto hace que nos apuremos y que restemos eficacia a nuestros comportamientos. Por lo tanto es importante relajarnos ante las situaciones que consideramos que nos producen ansiedad como puede ser »seducir». Es recomendable aprender a relajarte con técnicas rápidas y eficaces como la respiración profunda, la contracción y relajación de los músculos del cuerpo, las visualizaciones, etc.

 

Hablar y Seducir con el cuerpo y con las palabras: todo comunica; siempre lo estamos haciendo, con una palabra, un gesto, un sonido, en una conversación, etc. Todos nuestros movimientos corporales y posturas comunican. Por eso es importante adoptar posturas corporales relajadas. Podemos imaginarnos que somos un árbol fuerte, lleno de flores y bien enraizado en la tierra. Para seducir hay que tener buena disposición, seguridad en una misma y saber utilizar el cuerpo y los cinco sentidos: La vista, el olfato, el oído, el gusto y el tacto. No nos olvidemos que también las palabras, fundamentales para empezar a relacionarnos con otras personas, expresan cómo estamos y cómo nos sentimos. De ahí que sea importante usar palabras positivas y atractivas, mirando a los ojos, sonriendo, y, sin efectuar interrogatorios, mostrando interés en lo que la otra persona siente mientras conversan.

 

Cada uno de nosotros tenemos una forma natural y propia de seducir. Podemos dejar de ser tímidos, aprender a comunicarnos con el lenguaje verbal y corporal, desarrollar mayor autoestima, relajarnos, romper con la vergüenza, y despertar la creatividad que llevamos dentro.

 

 

Por la Lic. Diana M. Resnicoff

Psicóloga clínica. Sexóloga clínica.

TEL: (54-11)4831-2910

E-mail: [email protected]

Página Web: www.e-sexualidad.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here