Se cumplen 35 años de la muerte de Elvis Presley

Hace 35 años se moría Elvis Aaron Presley, aquel blanco que logró cantar con el swing de los negros y revolucionó la historia del rock and roll mundial. El 16 de agosto de 1977, a los tempranos 42 años, el rey del rock se descompensaba en el baño de su casa, en Graceland, y dejaba de vivir, para darle paso al nacimiento del mito que aún continúa vigente. Tal es así que hoy, en su casa de Memphis, miles de fanáticos de todas partes se reunirán para rendirle homenajes y participar de una subasta de objetos que pertenecieron al artista.

Nacido en un hogar de clase media -pobre en Tupelo, Mississippi, Elvis comenzó su carrera musical a los diecinueve años, cuando decidió hacerle un original regalo a su madre: el joven cantó una versión de la canción »My Happiness» y la grabó en un disco en un estudio local. Fue Sam Phillis, el dueño de Sun Records, quien descubrió a Elvis y enseguida lo puso a trabajar en material nuevo, aduciendo que el flamante artista era »un blanco cantanto con el sentimiento de un negro».

El resto es historia conocida. Elvis se devoró al mundo con sus canciones, su voz, su movimiento de pelvis y su sexo explícito que enloqueció a chicas y chicos de todas las edades. Su carrera incluyó miles de grabaciones y presentaciones en vivo exitosísimas, películas que catapultaron al cantante al status de estrella de Hollywood, excesos y jugadas artistícas polémicas para los tempranos años 60, una sociedad que aún no se despertaba del todo de la siesta y de a poco descubría que la vida podía ser una verdadera fiesta. Hasta tuvo su paso por la Armada norteamericana, si es que acaso le faltaba meterse en el bolsillo a cierta porción del público conservador.

Pero, una vez más, el mundo fue más fuerte que una sola persona y terminó acabando con el artista más grande del rock. La carrera de Elvis incluyó los pasos que se necesitan para hacer mella en el mundo del espectáculo: origen humilde, ascenso, éxito, ridiculización y caída. En los últimos años, Elvis era una verdadera caricatura de aquel artista que pateó el tablero: gordo, sin voz, adicto a todas las drogas conocidas y enfermo, el músico dio los últimos shows hasta que decidió recluirse en Graceland con su novia de entonces, Ginger Alden. Fue ella quien la tarde del 16 de agosto del 77 lo encontró sin vida en el baño de su casa, y tras varios intentos de reanimación, Elvis ya no despertaría, sino que desde ese momento nacía el mito.

»Será mejor que sigas trabajando como camionero, ya que tú nunca tendrás éxito como cantante», le aconsejó Eddie Bond, líder del primer grupo musical que integró Elvis en la adolescencia. Cabe destacar que ese tal Bond no se dedicaría luego a la astrología ni a la adivinación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here