¿Sabías que el celular estropea tu piel?

1. Arrugas en el cuello y papada: admítelo, no hay momento en el que no estés andando, sentada esperando a alguien o en la consulta del médico y no te entretengas con el móvil, casi siempre en la misma postura: las manos abajo, el cuello flexionado y la mirada a la altura de los muslos. Pues según los dermatólogos, esta postura favorece la rotura de las fibras de colágeno del cuello y la aparición de arrugas tempranas en la zona, así como de la antiestética papada. ¡Mantén el cuello erguido!

2. Aparición de manchas: ese calorcillo que sientes en la cara y en la oreja tras una conversación de dos horas te está advirtiendo algo, que mantener una fuente de calor pegada a la piel durante un rato largo no es bueno. Ese recalentamiento puede favorecer la aparición de manchas al igual que lo hace la exposición al sol. ¡Mucho cuidado!

3. Acné, grasa e irritaciones: la zona en la que se apoya el celular, más o menos desde la oreja hasta casi la barbilla, acumula mientras hablas sin parar grasa y gérmenes que pueden provocar la aparición de granitos y empeorar el acné. Para evitarlo limpia siempre el teléfono antes de hablar: sobre su superficie se deposita la grasa del rostro y de las manos, además de la suciedad que pueda haber en tu bolso, en tus manos o en cualquier superficie donde lo apoyes.

4. Arrugas en el contorno de ojos: la letra pequeña y el brillo de la pantalla de los celulares a menudo nos hacen fruncir el ceño y forzar la delicada piel del contorno de ojos. Los expertos recomiendan bajar el brillo en las opciones del teléfono y elegir un tamaño mayor de letra para evitarlo.

Fuente: Yahoo España

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here