Las marcas de ropa nacionales buscan abrir nuevos mercados en el exterior

Mientras una gran cantidad de marcas de ropa internacionales han decidido abandonar el mercado local, en la vereda de enfrente, las empresas de diseño argentinas encaran planes para expandirse en el exterior.

Uno de los casos más emblemáticos por estos días es la marca de indumentaria femenina Jazmín Chebar.

En línea con su programa de expansión regional, la compañía acaba de inaugurar dos nuevas tiendas en Montevideo, con una inversión de u$s600.000. Esas aperturas se suman a las que concretaron recientemente en las principales ciudades de Chile, Paraguay, Perú y Bolivia. Gracias a esa expansión la empresa logró incrementar sus exportaciones un 28% en el primer semestre. »En la región hay un espacio muy poco explotado y potencialmente accesible para instalar marcas argentinas con diseño y alto nivel de calidad», señaló Claudio Drescher, uno de los creadores de la empresa.

El plan de internacionalización también incluye lo que en la empresa llaman U.P.A. (Unidades Productivas Asociadas), que son, ni más ni menos, que talleres tercerizados que son asistidos por la empresa para mejorar su productividad en el mercado formal y asegurar su sustentabilidad económica y productiva.

La marca de ropa para chicos Mimo & CO es otra que encara un proceso de expansión internacional. Por ejemplo, en el mercado peruano estima abrir entre cinco y diez tiendas en los próximos cinco años para acompañar a las cinco tiendas que ya tiene allí. Además, la empresa ya está presente en las principales ciudades de Latinoamérica en Rusia y en Eslovenia.

Kosiuko, la marca de ropa argentina creada por Cynthia Kern y su marido Federico Bonomi en 1992, ya tiene tiendas en Bolivia, Chile, México, Paraguay, Uruguay y Perú, y busca llegar a nuevos mercados.

La marca de ropa interior Caro Cuore fue una de las pioneras a la hora de llevar el diseño argentino al exterior y hoy cuenta con tiendas en seis países de Sudamérica y tres establecimientos en Barcelona, Tenerife y Gijón, en España.

La sustitución de importaciones sigue creciendo
Las importaciones de indumentaria para niños y bebés cayó un 30 por ciento entre enero y mayo de este año debido a la »intensificación de la sustitución» de compras en el exterior, que totalizaron 12,8 millones de pesos.

Las compras se realizan fundamentalmente a China (que representa el 68% del total) y a los países del sudeste asiático (14%), entre los que se destacan Myanmar, Bangladesh, Camboya, Vietnam e Indonesia.

Del continente americano, solamente Perú posee una participación significativa (9%) y es reducida la cuota de importación proveniente del Mercosur (4%), donde la mitad corresponde a Brasil y el resto se reparte en partes similares entre Paraguay y Uruguay.

Los valores promedios de importación en los primeros cinco meses de 2012 cayeron un 16,4%, con un promedio de 19 dólares por tonelada.

La crisis europea, una preocupación para el sector
Si bien las marcas buscan nuevos mercados a la hora de expandirse en el exterior, por el momento, los países europeos no parecen una buena opción no sólo para instalarse directamente sino tampoco al momento de exportar mercadería desde la Argentina.

Un ejemplo palpable es lo que ocurre específicamente con las ventas externas de indumentaria infantil, aunque la situación se replica en las marcas de ropa de hombres y mujeres.

Si bien la producción nacional de indumentaria infantil crecerá este año 2,5% respecto a los 121 millones de prendas del año pasado, las exportaciones del sector »se ven afectadas por la recesión registrada en mercados tradicionales, como Europa», destacó un informe de la Cámara Argentina de Indumentaria de Bebés y Niños (Caibyn).

Competitividad. En este marco, el Mercosur se sige manteniendo como el principal destino, con una participación del 44% del total, de acuerdo con el documento sectorial difundido por Caibyn.

»Si bien la crisis mundial implica una caída significativa de los mercados externos, la Argentina sigue manteniendo una importante competitividad por el alto valor agregado de las prendas, destacado por el diseño y las marcas», resaltó la entidad que nuclea a las textiles.

Fuente: Buenos Aires Económico

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here