La Universidad busca profundizar la función social de su comunidad educativa con programas de Voluntariado

Durante la reunión, se reflexionó acerca del rol de la Universidad como actor estratégico para avanzar en la construcción de una sociedad más equitativa. A su vez, se propuso fortalecer la responsabilidad y el compromiso social de las casas de estudios, generar espacios de socialización de experiencias de participación en proyectos de Voluntariado y fomentar la vinculación de la comunidad educativa con organizaciones sociales.

La apertura contó con la participación del rector de la UNCuyo, Arturo Somoza; la secretaria de Bienestar Universitario, Belén Alvarez; la directora nacional de Voluntariado Universitario del ministerio de Educación de la Nación, Anabella Lucardi, y la diputada nacional Anabel Fernández Sagasti. Acompañaron autoridades, docentes, graduados y estudiantes de las Universidades Nacionales de San Luis y de La Rioja.

Los integrantes de la mesa académica (Somoza, Alvarez, Lucardi y Fernández Sagasti) coincidieron en que los programas de Voluntariado son de gran importancia social ya que buscan acercarse a la población a partir de proyectos concretos comprometidos con las problemáticas sociales. Se intenta que la comunidad educativa aplique los conocimientos que adquiere durante su formación profesional, devolviéndolos a la sociedad que permite el acceso a una educación pública.

Sobre esa línea de acción, el rector de la UNCuyo definió a la Universidad Pública y Gratuita como el lugar donde se reconocen »derechos», pero que éstos generan necesariamente »responsabilidades». Mencionó que muchas veces se habla de »privilegios» y que de alguna manera, »estudiar es un privilegio frente a otros que no pueden y que hay que convertir inmediatamente ese privilegio en una fuerte responsabilidad». En ese punto explicó que algunas personas se encuentran imposibilitadas de estudiar en una universidad privada y que sólo pueden hacerlo en una estatal, como también están aquellos que teniendo los recursos para formarse en una privada optan por la estatal. Al respecto, expresó: »Quienes reciben un título profesional, quienes logran esa meta, evidentemente, han depositado mucho esfuerzo y sacrificio para poder llegar a ese punto y deben sentirse dueños de ese título pero eso es sólo una asociatividad porque no sólo les pertenece a ellos sino a la sociedad que ha permitido esa situación. Tienen que entender que ese título no es solamente para su desarrollo personal o la construcción de su bienestar sino que tienen una obligación de por vida para con la sociedad. No se salda nunca esa responsabilidad y cuando esa responsabilidad se la acompaña de un programa como éste, cada uno tiene que hacer el esfuerzo para ver cómo saldará esa deuda».

La máxima autoridad universitaria destacó la importancia del Voluntariado, como oportunidad para la construcción de »liderazgo» de cada uno. Puntualizó sobre una de las funciones de esa Casa de Estudios, de formar a los futuros dirigentes de la Nación, y cómo ese concepto muchas veces se lo planteó como »formación elitista» que »planteaba la consecución de determinadas capas de la sociedad que se retroalimentaban. Esto está roto hace mucho tiempo pero falta todavía consolidarlo», señaló.

Por su parte, Belén Alvarez agradeció a la dirección nacional de Desarrollo Universitario de Voluntariado por elegir a Mendoza y, más precisamente a la UNCuyo, para recibir a estudiantes, docentes y graduados »comprometidos con este proceso que se está dando en nuestro país, de justicia social».

Reflexionó sobre este tipo de proyectos sociales y sobre los desafíos que implican para la Universidad Pública y Gratuita. A su vez, mencionó que en el marco de las políticas nacionales, públicas y de inclusión, se espera que »traccionen» para profundizar la masificación de la Institución. Se trata de los programas nacionales para la educación como Conectar Igualdad, las becas Bicentenario, becas nacionales y el fuerte aumento al nivel presupuestario de Educación Superior que implica poder aumentar las becas y los programas que tienen que ver con la inclusión.

Destacó el compromiso y el desafío que asumen las casas de estudios sobre inclusión social y académica y que, para eso, se trabaja con proyectos concretos que cuentan con el apoyo del Gobierno Nacional. »Desde la Universidad, desde los estudiantes y a partir de conocimientos específicos de las carreras, poder aportar para la inclusión en el arte, la cultura, deporte y educación», manifestó Belén Álvarez.

Anabella Lucardi mencionó que el Programa de Voluntariado concluyó su séptima convocatoria anual en la que se presentaron 1.500 proyectos propuestos por diversas universidades de la región. Al respecto, dijo que este tipo de convocatorias se vinculan con la inclusión educativa y que buscan acercar a los jóvenes hacia espacios de la política, democracia y medios de comunicación. Mencionó, además, que ya abrió una nueva convocatoria que se vincula con el programa nacional Conectar Igualdad.

Respecto al Voluntariado, dijo que es una »herramienta» para acercar a los estudiantes universitarios al compromiso social y proponerles que además de sentarse en un aula, de aprender y formarse, »con esa formación traten de devolver a la comunidad que sustenta económicamente las universidades públicas, parte del esfuerzo que pone esa sociedad en sostenerla». Asimismo, agregó: »Nosotros sabemos que la Universidad es pública y gratuita para quienes asisten a ella pero no para el Estado que sostiene con alrededor de 20.000 millones de pesos anuales el sistema universitario argentino. Como estudiantes, docentes, autoridades, graduados y miembros de esa comunidad, debemos aportar desde el lugar que cada uno tiene para tratar de que la vinculación social, y esto de que la Universidad tiene que estar relacionada con el territorio y su compromiso socia, sean algo efectivo», enfatizó Lucardi.

Fernández Sagasti hizo hincapié en las políticas que han atravesado a lo largo de la historia a la institución y resaltó la figura de Perón como el responsable de democratizar el ingreso a la Universidad Pública e hizo que esa educación se conectara con el desarrollo económico e industrial de la argentina.

Calificó el Programa de Voluntariado como una »idea exitosísima» y como algo que »siempre sentimos los estudiantes que egresamos de una Universidad Pública, que tenemos una deuda con la sociedad de por vida y que debemos devolverle al pueblo argentino, porque son los que la costean y que en las generalidades no pueden acceder a ella. Entonces, como egresados, alumnos, profesores y funcionarios, tenemos que trabajar todos los días para que estudiar en una Universidad Pública sea una elección personal y no una cuestión del azar, de porque naciste en una casa con posibilidades, podes estudiar»

Programa de Voluntariado Universitario

Se creó con el objetivo de profundizar la función social de la Universidad Pública a lo largo de todo el territorio nacional. De esta manera, se logró incentivar a estudiantes y otros actores de la comunidad educativa en el compromiso social.

Busca ofrecer un espacio para que estudiantes tengan la posibilidad de encontrar un complemento en su formación, vinculando la puesta en práctica del conocimiento con las problemáticas de la comunidad a la que pertenecen. Es decir, que la comunidad universitaria tenga mayor participación en el espacio público y social, generando perfiles de alumnos y profesionales comprometidos para lograr una sociedad más justa e inclusiva, a través de proyectos.

Permite capacitar y formar profesionales que retomen el compromiso con un proyecto nacional y popular, que recupere el conocimiento de los movimientos sociales y avanzar en la construcción de conocimiento común.

Fuente: UNCuyo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here