Estudiantes universitarios de AUN denuncian amenazas

Una de las dificultades que encuentra cualquier estudiante para desarrollar sus estudios universitarios es el precio inexplicablemente alto de la fotocopiadora (18c la copia). Es por esto que desde la Agrupación Universitaria Nacional y junto con estudiantes independientes decidimos tomar la posta para resolver este problema. Conseguimos una fotocopiadora de domicilio céntrico que tiene el precio de la copia a 11c y, a partir de una tarea organizada y coordinada por la agrupación, logramos ofrecerles a los estudiantes las lecturas obligatorias de distintas materias a un precio mucho más accesible.

Frente a esto, el dueño de la fotocopiadora »José Miguel Diéguez» nos ha amenazado, presentando una nota dirigida al decanato y al centro de estudiantes donde supuestamente nosotros seriamos otra sociedad comercial, por lo tanto con fines de lucro, que compite con la fotocopiadora violando la cláusula de exclusividad y pretende que la »sociedad comercial AUN», como dice en la nota de la denuncia, pague de su bolsillo las perdidas económicas que ha tenido la fotocopiadora. La primera pregunta que nos hacemos es: si nosotros entregamos una carpeta de historia a $202 y la fotocopiadora lo vende a $364 y esto no impide al dueño de la misma denunciarnos como una sociedad lucrativa, esto significa que se puede lucrar vendiéndola mucho más barata, por lo tanto ¿Por qué no baja el precio de la fotocopia? Los criollos a esto le llaman »escupir para arriba» donde indefectiblemente la saliva vuelve a caer sobre el que escupió.

Además, teniendo en cuenta que la AUN no tiene personería jurídica y no es una sociedad comercial, ni de hecho ni de derecho, lo que estaría denunciando y tratando de evitar este hombre, es que un grupo de estudiantes se organice y coordine un esfuerzo dirigido a abaratar los costos que implican realizar los estudios universitarios.

Sabemos que siempre que alguien o mejor dicho muchos intentan llevar adelante acciones que tienen que ver con lograr una sociedad más justa o en nuestro caso una facultad más justa, nos vamos a encontrar con la oposición de aquellos a los que no les interesa y que solo pretenden aumentar sus beneficios económicos en base a situaciones injustas: en este caso el monopolio del fotocopiado en la facultad. Esto se verifica a lo largo de la historia argentina.
Frente a esto, les queremos comunicar a los estudiantes que vamos a seguir entregando carpetas más baratas y, además, vamos a iniciar las acciones legales pertinentes frente a esta amenaza. Si a la empresa concesionaria esto no le gusta, tiene dos caminos: o se va de la facultad o baja el precio de la copia, ya que si no estuviera tan alto nosotros no nos veríamos en la necesidad de realizar esta actividad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here