El Gobierno de Mendoza propone meriendas más saludables

Ante esto, equipos técnicos del Ministerio de Desarrollo Social y Derechos Humanos trabajan en la implementación de dietas alternativas para reemplazar algunos alimentos incluidos en las meriendas escolares.

El Gobierno provincial priorizó durante este año la incorporación de 40 escuelas con jornada extendida. Esto significó una importante inversión social en materia alimentaria que llega a más de 400 escuelas e incluyen 2 prestaciones por alumno.

Por otro lado, y atendiendo a las particularidades que presenta cada establecimiento educativo, se trabaja de forma articulada con supervisores para evaluar la situación de cada escuela con el fin de realizar los ajustes que sean necesarios.

La meta para este año es fortalecer los 239 SEOS (Servicio Educativo de Orden Social) que incluye a niños y niñas que van desde los 6 meses hasta los 4 años y mejorar los hábitos alimentarios desde la primera infancia.

Cabe destacar que de los $ 217 millones destinados a políticas alimentarias, casi el 75% se destina a meriendas y comedores escolares, lo que equivale a unos $ 162 millones de pesos.

El sistema de alimentación saludable, que se aplica en las escuelas de toda la provincia, es complementario con otras medidas de seguridad social como la Asignación Universal por Hijo, el Tarjeta Ticket, el Nutrifamilia y el Comer Juntos en Familia. Todos destinados a los sectores de mayor vulnerabilidad social.

En este contexto, autoridades de la Dirección General de Escuelas y el Ministerio de Desarrollo Social y Derechos Humano, trabajaron en la modificación del régimen de meriendas que comenzará a implementarse en el transcurso de la semana e incluye el siguiente cronograma:

Durante la investigación que se llevo a cabo en 104 escuelas de toda la provincia, se pudo determinar que el 32,96% de los chicos en edad escolar tienen sobrepeso/obesidad. Además el informe reveló que el riesgo nutricional es del 7% detectando un mayor porcentaje en el grupo etario comprendido entre los 12 y 18. Este hecho se atribuye a un mayor sedentarismo y la ingesta de comida rápida rica en hidratos y grasas. Uno de cada tres alumnos presenta sobrepeso.

Gracias a un estudio de medición antropométrica, realizado por la Universidad Juan Agustín Maza y la Dirección de Promoción del Derecho a la Alimentación, se pudo evaluar a más de 22 mil chicos y realizar un análisis de situación que permitiera mejorar los hábitos alimentarios de los escolares y sus familias a través de una vigilancia alimentario – nutricional.

Por otro lado, los datos afirman que un 23% de los niños no desayunan en sus casas y sólo la mitad consume lácteos. Además un 58% no lleva merienda y compran en el kiosco de la escuela.

A partir de estos resultados, se decidió trabajar para el desarrollo saludable de la población mediante la provisión de servicios nutricionales integrales, amplios y que se adecuen a las distintas situaciones. Esta propuesta tuvo como ejes evaluar y monitorear los programas alimentarios para adecuarlos a las necesidades y problemáticas de la sociedad, fortalecer los hábitos saludables de alimentación y nutrición e integrar acciones con los distintos actores públicos y privados.

Desde mediados del año pasado el Gobierno comenzó a trabajar en la sustitución de los panificados en las meriendas escolares por alimentos más ricos en fibras como barras de cereales, tutucas y frutas de estación. En tal sentido se tomó la decisión de:
• Incorporar productos regionales y panificados con bajo contenido en grasas.
• Fomentar la incorporación de frutas frescas en escuelas públicas y privadas.
• Favorecer un mayor consumo de verduras, frutas y agua.
• Promover el bajo consumo de sal.
• Capacitar para una alimentación saludable.
• Elaborar una cartilla de alimentación saludable para la comunidad educativa.
• Trabajar en talleres con las familias de alumnos con sobrepeso.
• Revalorizar la importancia del desayuno.
• Generar propuestas en recreación, actividades físicas y deportes fuera del espacio escolar.

La FAO alerta sobre la malnutrición en el mundo

Durante la presentación de su informe anual 2013, la FAO en el documento, que lleva por título ‘Sistemas alimentarios para una mejor nutrición’, revela que 1.400 millones de personas padecen sobrepeso, de las cuales 500 millones son obesos. Además, apunta que un 26 por ciento de los niños menores de cinco años sufre retraso del crecimiento y un 31 por ciento presenta deficiencia de vitamina A.

El artículo SOFA 2013 expone que para »combatir» la malnutrición es necesaria una alimentación sana y una buena nutrición que debe comenzar con la alimentación y la agricultura. Por ello, subraya que »las mejora de los sistemas alimentarios puede hacer que los alimentos sean más asequibles, variados y nutritivos».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here