¿Correr causa celulitis?

Con el objetivo de poner fin a una eterna disyuntiva entre médicos especialistas en estética y profesores de educación física, consultamos a »las dos caras» de la moneda para conocer si correr causa o empeora la celulitis.

El dilema es tan eterno como la celulitis misma. Por un lado, esteticistas aconsejan a sus pacientes no correr, por el efecto adverso que el ejercicio de impacto tiene en la tan odiada »piel de naranja», mientras que personal trainers y profesores de educación física son acérrimos defensores del running como el complemento ideal para cualquier rutina.

¿Será tan así? Leamos a los que saben.

Primero, lo primero: qué es la celulitis y cuántos tipos hay

Hay varias clasificaciones de esta patología. Una de ellas presenta cuatro tipos diferentes de celulitis:

1-Celulitis dura: Se presenta en mujeres jóvenes que realizan actividad física y cuyos tejidos son firmes, tonificados, y no presentan edema. Se reconoce fácilmente, porque es muy difícil de pellizcar (parece que la piel y los tejidos formen un solo bloque compacto). Además, la piel suele estar sometida a tanta presión de los tejidos que incluso se rasga, provocando las antiestéticas estrías. Suele ser dolorosa.

2-Celulitis blanda: Es la más común de todas. Se caracteriza por su flaccidez extrema y su aspecto gelatinoso. El tejido de la zona afectada no presenta consistencia hundiéndose al tocarlo y moviéndose con claridad con los cambios de postura. Suele estar bastante extendida en muslos y glúteos y no suele resultar dolorosa, aunque sí que puede llegar a producir cierta sensación de pesadez. Suele darse en mujeres que no realizan ejercicio físico o sometidas a drásticos tratamientos adelgazantes.

3-Celulitis edematosa: Presenta un edema acentuado por retención de líquido y muchas veces aumenta el tamaño de las piernas. Las piernas se hinchan y engordan hasta adoptar un aspecto totalmente recto, como dos grandes columnas. También suele resultar, en algunos casos, un poco dolorosa al tacto y pueden apreciarse los nódulos, al igual que ocurre en los casos de celulitis blanda.

4-Celulitis mixta: Presenta retención de líquido y flaccidez, lo que da como resultado una celulitis edematosa-fláccida.
A su vez cada tipo de celulitis se puede dividir en grados de gravedad.

Grado 1: La patología no se ve y no se palpa; sólo se manifiesta al realizar técnicas médicas como el signo de fóvea, el pliegue rodado y el Pinch test.

Grado 2: No se ve pero se palpa. Se evidencia al pasar la mano o cuando se presiona la zona, como por ejemplo al sentarse y cruzar las piernas.

Grado 3: Se ve y se palpa. Y presenta micronódulos de distribución localizada.

Grado 4: Se ve y se palpa con micro y macronódulos de distribución generalizada y con piel capitoné.
Entonces…correr, ¿sí o no?

La médica esteticista Leyla Abboud (MN 100051) fue contundente: »Correr no es que causa la celulitis. El tema es el impacto de este tipo de ejercicio contra el piso».

»La celulitis es básicamente un problema de la microcirculación. Si a eso se le suma un ejercicio de alto impacto, lo que provoca es mayor flacidez y no permite la correcta circulación», destacó la especialista, al tiempo que recalcó que »el rebote rompe el colágeno de la piel y no ayuda a que la vena safena cierre correctamente y la debilita».

Así las cosas, Abboud hizo una salvedad: »Correr en la cinta no afecta tanto como hacerlo en el pavimento, aunque lo más recomendable para las mujeres con celulitis es caminar rápido, andar en bicicleta, tomar clases de spinning o caminar 40 minutos por día tres veces por semana».

Y recalcó que »al hacer actividad física deben usar calzas que sujeten bien para contener los tejidos».
Asimismo, recomendó que quienes padecen la odiada »piel de naranja» procuren llevar una buena alimentación, eviten consumir hidratos de carbono desde las 18 para no retener líquidos y tomen dos litros de agua por día. »Además, siempre es aconsejable consultar a un médico porque, hoy en día, con tratamientos de mesoterapia y drenaje linfático se logra mantener la celulitis controlada», enfatizó.

En la misma línea, el doctor Leonardo Rubén Gulman, especialista en medicina estética y antiage (MN 55129) consideró que »el ejercicio hecho de manera incorrecta puede aumentar las probabilidades de desarrollar o aumentar la celulitis».

El director médico de Belesana acentuó que »el impacto que genera correr afecta la microcirculación en forma negativa, favoreciendo la acumulación de líquidos y toxinas y disminuyendo la disponibilidad de oxígeno en la zona».

Y explicó: »Esto altera el funcionamiento del fibroblasto, que empieza a producir mucina, la cual atrae glucosaminoglucanos y líquido, y así comienzan a formarse los micro y macro nódulos de celulitis».

Sobre qué tipo de actividad es recomendada para quienes sufren de este problema circulatorio, recomendó »los ejercicios isométricos realizados con complementos, en los cuales se realiza una contracción muscular para vencer una resistencia estática». »Lo ideal –destacó- sería realizar dichos ejercicios dos veces por semana dentro de una cámara hiperbárica, ya que se estimula la microcirculación, favoreciendo un drenaje natural de los miembros inferiores, lo que aporta oxígeno al fibroblasto y evita de esta forma la acumulación de mucina, y en consecuencia deteniendo el avance de la celulitis».

Finalmente, Gastón Clemente Martínez, director médico de Esencia Belleza y Salud, evaluó que »no existe ningún trabajo científico que asevere que correr genera celulitis, esto es un mito sin fundamentos».

Para él, »correr, no es en sí un tratamiento, pero ayuda muchísimo y es un excelente complemento para mejorar la celulitis».
»Correr mejora la oxigenación cutánea, mejora la circulación, elimina la grasa intramuscular y disminuye la grasa subcutánea, aumenta la actividad celular, aumento de la masa muscular y muy importante, el desarrollo de la capacidad aeróbica», enumeró entre los beneficios de esa actividad.

Aunque reconoció que »es recomendable minimizar los entrenamientos sobre superficies duras». »En los casos donde no existe otra alternativa que correr frecuentemente sobre superficies de cemento se indica al corredor que dedique un tiempo de conciencia y responsabilidad en la elección de su calzado con el fin de mejorar el rendimiento y mejorar los efectos del rebote constante contra la superficie dura», destacó.

A favor del running

»Teniendo en cuenta que la aparición de la celulitis consiste en la alteración de la circulación sanguínea y que el sedentarismo es un factor principal causante de celulitis, es un poco contradictorio pensar que correr favorece a la aparición de celulitis», consideró desde la vereda de enfrente Víctor Ángel Gonzalez, profesor de educación física de la cadena de clubes Open Park.

Tras asegurar que »la celulitis no es un impedimento para realizar ejercicios», destacó que, por el contrario, »correr siempre mejora la circulación, la capacidad pulmonar, mejora la densidad de los huesos previniendo la osteoporosis, reduce el colesterol, los triglicéridos y la glucemia».

Aun así, aconsejó que »los ejercicios recomendados para personas con celulitis son los aeróbicos, como por ejemplo caminatas, indoor cycle, natación, ejercicios de tonificación, etc».

El debate está planteado. Hay argumentos para uno y otro lado. ¿Salís a correr? ¿Tenés celulitis? ¿Qué opina tu esteticista? ¿Y tu profesor de gimnasia?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here