Actividades inclusivas en la »Plaza Integradora del Parque O’Higgins»

»El objetivo planteado es estimular  por medio del juego, la inclusión y aceptación de las diferencias como base de la convivencia ciudadana, reforzando, además, la concientización sobre la problemática de las personas con discapacidad», aseguró Alejandra Weintraub, directora de la Casa del Discapacitado.

La Casa del Discapacitado fue la anfitriona del encuentro. Asistieron 40 chicos con discapacidad leve y moderada, con problemas de motricidad, chicos ciegos y  de baja visión; quienes agasajaron a los invitados con galletitas elaboradas por ellos mismos y obsequiaron velas confeccionadas en el taller de arte de la casa.

También  intervinieron  en  la  propuesta,  los alumnos del  Colegio Andino,  Escuela Helen Keller, Thadi y el Colegio Reta de Tupungato; instituciones con reconocida trayectoria en el ámbito educativo,  social  y con lineamientos de  trabajo basados en la incorporación  y desarrollo de capacidades individuales y grupales.

Las actividades se realizaron a través de tres estaciones. Una,  de juegos recreativos, otra de trabajo de difusión de Sistema Braile y un grupo de trabajo de nociones básicas de lengua de señas.

»Es una experiencia sumamente placentera, la inclusión es lo que buscamos todos los días. Que los chicos convencionales puedan compartir con los discapacitados es algo maravilloso. Hay una persona discapacitada cada 5 hogares, este dato es un indicador muy relevante»,  afirmó Marcos Olivera, Profesor de Educación Física especializado en discapacidad.

Por su parte, Francisco, integrante de la Casa del Discapacitado señaló: »Me encantó enseñarle a los chicos la lengua de señas, prestaron mucha atención y aprendieron rápido, me gustó que se engancharan y tomaran la actividad en serio».

Milagros, alumna del Colegio Andino dijo que »A través de los juegos pudimos integrarnos todos y conocer más sobre ellos. Nos gustó mucho aprender sobre el Sistema Braile y las actividades fueron muy divertidas. Tengo un tío con discapacidad y veo como la gente los trata, como si fuesen bichos raros y en realidad ellos son igual a nosotros.»

Pedro, del mismo colegio, expresó entusiasta »me encanta estar con personas con discapacidad, me llegan al corazón, son puros, no tienen maldad, son muy tiernos».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here