El Gobernador asistió al evento realizado en Agrelo, Luján de Cuyo. Anaia es un proyecto de capitales principalmente argentinos, que nace bajo la idea de “domaine”, es decir, los vinos se elaboran con las uvas de la propia finca ubicada en la zona vitivinícola de Mendoza y a una altitud de 960 metros sobre el nivel del mar.

En plena época de Vendimia en Mendoza, la bodega Anaia, Wines from the Andes, inauguró su nuevo espacio de enoturismo este jueves en la tarde. El Gobernador Rodolfo Suarez asistió al encuentro, que se realizó en el predio ubicado en Agrelo, en el departamento de Luján de Cuyo. También estuvieron los legisladores nacionales Julio Cobos y Alfredo Cornejo.

Luego del corte de cinta, Suarez agradeció a los dueños de la bodega por apostar a la provincia y destacó que “esto es lo que buscamos, el camino del desarrollo”.

El Gobernador resaltó que este proyecto “es una gran oportunidad que tenemos y que demuestra nuestros valores. Esto es producto del esfuerzo, como lo es todo en Mendoza, y del respeto por las instituciones, pero fundamentalmente de apostar por quienes invierten”.

Además, Suarez señaló que este tipo de apuestas por el trabajo son muy importantes para Mendoza, “como lo fueron en los meses más duros de la pandemia y que en Mendoza apostamos a que el turismo interno estuviera abierto, porque apostamos a la gente y a este tipo de inversiones”.

Por su parte, José Bahamonde, de la agencia encargada de diseñar las etiquetas de los vinos de la bodega Anaia, destacó que “la Vendimia es la coronación de lo que sucede en un año de trabajar la tierra, así que es un honor y un orgullo estar en una inauguración de esta envergadura”.

LEÉR MÁS  El 70% de la obra de remodelación del Hospital Notti ya está ejecutada

Osvaldo del Campo, propietario del grupo inversor, sostuvo que el objetivo siempre fue hacer una bodega que representara a Mendoza, y remarcó que se buscó que el proyecto tuviera continuidad en el paisaje y realce la zona. “Nos apasiona esta zona porque tiene historia en cada rincón”, puntualizó.

El proyecto

Anaia es un proyecto de capitales principalmente argentinos, que nace bajo la idea de “domaine”, es decir, los vinos se elaboran con las uvas de la propia finca ubicada en la zona vitivinícola de Mendoza y a una altitud de 960 m s. n. m.

La bodega tiene capacidad de 300.000 litros, lo que la posiciona como una bodega pequeña en Argentina. Está equipada con tecnología de clase mundial y un método de fermentación y crianza absolutamente innovador desarrollado por el equipo de la bodega, que incluye enormes y novedosos “mates” de concreto.

Se inauguró en la planta alta el sector destinado al enoturismo, compuesto por una sala con capacidad para 30 personas con vista panorámica a la cordillera de los Andes y balconeo a la sala de tanques y de barricas. Acceso por rampa, amigable para personas con dificultad de desplazamiento. En planta baja, una sala de degustación equipada con una sofisticada instalación multimedia brindará una experiencia sensorial única en su tipo.

Anaia cuenta además con una casa de visitas o Business Lodge, la que se destinará al turismo corporativo para realizar reuniones anuales de directorio; team building;,actividades de coaching y mentoring cerca de la ciudad de Mendoza.

LEÉR MÁS  La Rienda, presenta “Renacer” en el Teatro Mendoza

El viñedo

La plantación está emplazada en una finca de 73 hectáreas. En la actualidad cuenta con malbec en parral de más 40 años de antigüedad en una superficie de 2,5 hectáreas en pie franco y espaldero alto, también de malbec, plantado en 2003 sobre pie americano en una superficie de 8,5 ha. En espaldero alto, cabernet sauvignon plantado en 2003 sobre pie americano en una superficie de 8,5 ha. En variedades blancas, la finca posee 1,5 has de viognier y 2 ha de Sauvignon Blanc, ambas en espaldero alto plantado en 2004 sobre pie americano.

En 2017 se construyó un reservorio de agua para 15 millones de litros y se amplió la plantación con las siguientes variedades en alta densidad, espaldero alto y pie franco: petit verdot, cabernet franc, syrah, ancellota, pinot noir, tannat y merlot.

La bodega

Las instalaciones están equipadas con tecnología de clase mundial, desde Anaia se elaboran los vinos (sin estresarlos en ningún momento) utilizando los novedosos mates de concreto.

Los mates son ánforas de 9.600 litros para fermentación y crianza que incorporan un mecanismo basculante, el cual permite mantener de forma selectiva el contacto de los sólidos con los líquidos, minimizando el uso de bombas en remontajes y trasiegos.

La utilización del roble se realiza a través de microvinificaciones o crianza en barricas de roble francés de 500 litros y cubas de roble francés de 4.500 litros, con el objetivo de moderar su intervención en el proceso enológico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here