Prohíben a los municipios talar árboles y deben pedir autorización

Así, ahora deberán pedir autorización al Poder Ejecutivo para cortar un árbol, salvo algunas excepciones. “Las Municipalidades no podrán sin autorización del Poder Ejecutivo de la Provincia, disponer la tala de árboles de los caminos, calles, plazas o paseos públicos, excepto cuando medien razones de seguridad pública, sea por factores climáticos de gran intensidad y/o situaciones que pusieran en peligro la vida de las personas o bienes, y por decrepitud o decaimiento irrecuperable del ejemplar”, dice la nueva ley.

Los municipios son los encargados del cuidado del arbolado público. Ahora tendrán sus competencias limitadas. De esa manera buscan mantener el arbolado público.

De hecho las arboledas de las calles es motivo de orgullo mendocino. Sin embargo el estado de los ejemplares es muy malo y se estima que al menos la tercera parte de los 1,4 millones de árboles que existen actualmente se encuentren en estado de decrepitud vegetativa. Sólo el área metropolitana concentra alrededor de 700.000 ejemplares, de los cuales 49.297 se encuentran en la Ciudad.

LEÉR MÁS  La campeona panamericana de mountain bike es Mendocina

En los últimos dos años se perdieron casi 300 mil árboles, situación que se agrava por la crisis hídrica. Esos datos surgen del Diagnóstico Ambiental Estratégico realizado para la elaboración del Plan ambiental.  La ley establece que sea considerado como arbolado público a todos aquellos ejemplares de las distintas especies existentes en calles, caminos, plazas, parques y demás lugares o sitios públicos como las márgenes de ríos, arroyos y cauces artificiales o naturales. Así, de acuerdo a su ubicación, son responsabilidad de los Municipios en primer lugar, de Vialidad (Nacional y Provincial), los ubicados al costado de una ruta o camino; y de Irrigación, si lindan con algún río o canal.

LEÉR MÁS  Mañana 13 de noviembre, no atenderán las oficinas del Registro Civil de Mendoza

Los especialistas explican que la principal causa de la decrepitud de los forestales es la ineficiente hidratación, debido al formato de las acequias de cemento actuales que no permite una correcta filtración del agua. Esto podría remediarse, explican, fracturando los márgenes próximos al árbol o colocando compuertas en los cauces para que el caudal se estanque y tenga más tiempo para humedecer la tierra.

Por eso en Mendoza se investiga cuáles son las especies de árboles que pueden sobrevivir mejor a la nueva situación ambiental.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here