Mendocinos publican carta de despedida a Galeano

 

Te fuiste de esta vida, la terrena. Fuiste vehículo de la sabiduría ancestral, fuiste demoledor de mitos, fuiste luz en nuestras mentes y corazones, fuiste belleza en nuestro espíritu. Ahora sos eterno. Cada uno de nosotrxs, que aprendimos el sentipensar, somos un poco vos. Cuando no declamamos lo malo de la injusticia, sino la sentimos en la piel. Nos pusiste en nuestros cuerpos la vibración de nuestra América. Nos mostraste razones para seguir luchando. Nos diste la alegría de levantar esa remera negra, esa que le hiere en los ojos a los defensores de los intereses de mineras devastadoras que, en nombre del progreso y en alianza con gobiernos y aduladores, siguen embistiendo en nuestros territorios. Así, en un ámbito académico, donde generalmente no se cuestiona al sistema, sino más bien se lo retroalimenta, nos hiciste entrar con vos.

LEÉR MÁS  Rivadavia Basquet en busca del ascenso

Nunca más justo el Doctorado Honoris Causa. Somos hijas e hijos de tus libros, de su sentipensar, de tu ecología lúcida y emocionante. De tu poesía que nos hace sentir vivxs. Nuestra América sufrida y luchadora es distinta después de vos, el mundo lo es. ¡Cuántxs despertamos nuestros corazones después de leerte! ¡Cuántos citamos tus frases como un mantra colectivo! Por eso no hay muerte, la muerte es mentira.

¡GRACIAS Y HASTA SIEMPRE, EDUARDO! ¡VIVÍS EN CADA UNX DE NOSOTRXS!

Fuente: Edición Uncuyo

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here