La propuesta es del director General de Escuelas, José Thomas, y podría implementarse en Mendoza a partir del 2023. «El objetivo no es eliminar la repitencia, la idea sería cambiar el formato de repitencia», explicó. 

La Dirección General de Escuelas (DGE) hizo público un informe que muestra que aquellos alumnos mendocinos que repiten un año no han podido avanzar en su aprendizaje.

Con esta información, el director General de Escuelas, José Thomas, impulsó un proyecto que busca la no repitencia en las escuelas mendocinas. 

«El objetivo no es eliminar la repitencia, la idea sería cambiar el formato de repitencia o analizar de qué otra forma esta metodología, como política educativa, puede llegar a tener un impacto positivo, algo que hoy ocurre», explicó Thomas.

En caso de que efectivamente se implemente, podría comenzar el año que viene y sería de manera progresiva. La propuesta contempla tanto a los niveles Primarios como Secundario.

A través de los informes la DGE demostró que el impacto de la repitencia como política de recuperación no es buena. “Lo muestran las pruebas Aprender, el Relevamiento Provincial de Aprendizajes (RPA), los exámenes de Fluidez Lectora, con lo cual uno dice que si a los chicos que no aprenden les aplico una política ligada a la repitencia y de todos modos no aprenden por qué seguimos con la misma metodología, con el costo que eso implica, costo económico para el sistema y costo emocional para los chicos”, amplió el funcionario provincial.

LEÉR MÁS  Coronavirus: bajó la cantidad de casos y la ocupación de camas UTI en Mendoza

Respecto a cómo se implementaría el plan, Thomas sostuvo: “No considero que sea conveniente eliminar la repitencia, hay chicos que sí necesitan repetir, pero lo que hay que cambiar es la metodología. Tenemos un sistema de repitencia automática por nota, algo que ya no existe en el mundo y la idea es cambiar a otro tipo de repitencia más selectiva o consensuada”. 

En este contexto señaló que “la implementación no sería igual en Primario y Secundario porque sus regímenes académicos no son iguales. Se está trabajando en paralelo con los mismos objetivos”.

«El análisis estará presente en las jornadas de este segundo semestre, pero también abriremos el diálogo a la sociedad para que entienda que hay otras maneras para que los chicos aprendan, que es necesario cambiar algunos formatos que están constituidos culturalmente, pero que son del siglo pasado», comentó, y luego agregó: «La idea no es bajar el nivel de aprendizaje. Hay que desmitificar el componente de repitencia como algo que hace que los estudiantes aprendan o, al revés, que eliminar la repitencia no necesariamente implica bajar las exigencias. Acá lo importante es garantizar el derecho a la educación y ese es el trabajo que tenemos que llevar adelante». 

La necesidad de implementar este nuevo formato académico, explicó Thomas, tiene que ver con la necesidad de adquirir aprendizajes sólidos. 

LEÉR MÁS  En General Alvear se entregaron viviendas del primer barrio sustentable

«Tenemos que pensar distintas formas de trabajo u otras políticas que apunten a solucionar el problema de aprendizaje, es decir, que apunten a que los chicos aprendan», comentó el funcionario y enumeró algunas de las políticas que se están implementando: «El seguimiento de trayectorias reales, la implementación del GEM y el censo de Fluidez Lectora nos permiten tener alertas tempranas».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here