Evalúan mejoras para los 750 pacientes oncológicos atendidos por OSEP

 

La Comisión de Salud de la Legislatura mendocina recibió a representantes de la Obra Social de Empleados Públicos con el objeto de dar cumplimiento a un pedido de informe presentado por la diputada radical María Rosa Lemos, referido a la provisión de medicamentos a pacientes oncológicos afiliados a OSEP.

En la reunión se remontaron a los antecedentes de rescisión del contrato del Programa por el cual se proveía de medicamentos a los pacientes con enfermedades oncológicas, sucedido a mediados de 2011; al cambio de responsables de ésta área de salud de OSEP y a la instrumentación de nuevos convenios para la compra y provisión de los medicamentos aludidos.

No obstante a presentar un panorama actual de la entrega de medicamentos, el diputado Llaver solicitó que se remita a la Comisión el nuevo convenio, el proceso de compra, los planes de enfermedades complejas que requieren mayores gastos y la relación de gastos por cada tipo de enfermedad respecto de los aportes de los afiliados.
 
La diputada Ramos dio una semblanza sobre la forma como los enfermos accedían a los medicamentos solicitados e, inmediatamente, los médicos de OSEP informaron como se han superado las demoras de otras épocas. Actualmente no se continúa con la provisión por stock. Los enfermos presentan las recetas correspondientes, se practica una auditoría y en 72 horas o, como máximo 5 días hábiles, reciben lo solicitado. Antes la monodrogas se conseguía por licitación en cantidad y ahora se adquiere según la demanda. Agregaron que en quimioterapia se atienden un promedio de 750 pacientes mensuales.

A continuación dieron mayores detalles sobre los planes especiales que contienen entre 10 y 15 mil pacientes y requieren medicamentos de altos costos, entre otras con problemas oncológicos, HIV, esclerosis, enfermedades reumatológicas, diabetes y enfermedades “raras o huérfanas”.

También hicieron referencia a los laboratorios que monopolizan la industria y venta de drogas de elevado costos y a la falta de un criterio único y obligatorio en la elaboración de protocolos internacionales y nacionales para la atención de pacientes que pueden recuperarse y aquellos que se encuentran en etapas terminales de su enfermedad.
Estas consideraciones apuntaron a profundizar el “costo, efectividad y calidad de vida” cuando se prescribe una droga para atender a pacientes con enfermedades complejas. Como así también las actuales opciones de manejar el dolor de los pacientes terminales desde los cuidados paliativos.
Tanto los legisladores como los profesionales de OSEP también manifestaron preocupación ante la judicialización de ciertos casos que requieren de una justificada fundamentación de su tratamiento. Luego de esta instancia, el diagnóstico se discute en un Comité Oncológico que analiza el esquema terapéutico propuesto para dar lugar o no a lo prescripto por el médico que atiende al paciente y/o el amparo judicial que se interpone para acceder al tratamiento y medicamentos solicitados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here