Duros testimonios en una nueva jornada de debate oral y público

Esta mañana se realizó en Tribunales Federales una nueva audiencia en el marco de los IV Juicios de lesa humanidad en la provincia de Mendoza.

En primer término, Inés Platero, quien fue esposa de David Blanco, relató con detalle los momentos que pasó buscando a su esposo, secuestrado el 2 de junio de 1976.

Blanco estuvo detenido en el D2, la sede del Ejército y la penitenciaría provincial. Luego fue trasladado a la Unidad N9 de La Plata, al penal de Sierra Chica, Devoto posteriormente a Rawson y allí se le perdió el rastro en el sur del país. En 1983, con la llegada de la democracia, recuperó la libertad.

“Recién pude verlo en La Plata, acá en Mendoza sólo lo hice una vez y estaba barbudo, gracias a la intervención de un capellán amigo de mi suegro. Pero en el lugar estaba todo a oscuras, y había fusiles apuntándonos. Después, a partir del `77 viajaba cada 45 días a La Plata”, narró Platero.

LEÉR MÁS  El Servicio Geológico Minero confirma gran potencial en Malargüe

También, la testigo relató que, a pesar de que su esposo no quería hablar de su cautiverio, supo que lo presionaron psicológicamente y “lo obligaron a firmar papeles en blanco, amenazándolo con torturarme si no lo hacía. Creo que así nos salvó la vida.”

Acerca de las veces que lo visitó, Palero contó que se sufría mucho, ya que nunca lo podía mirar a los ojos, ni se podían tocar las manos. “Muchas veces tuvimos que estar de rodillas, o comunicarnos a través de un tubo, nos quedaba cerrar los ojos y pensar en el otro”, detalló.

El segundo testimonio lo realizó el testigo Luis Vargas, hermano del desaparecido Jorge Álvarez, abogado de trabajadores obreros, militante de la JP y montonero.

LEÉR MÁS  Ciudades Conectadas en el Mendoza TIC Parque Tecnológico

Si bien no prestó testimonio sobre su caso, Vargas relató que fue detenido en San Juan en marzo de 1976, cuando se encontraba en casa de sus padres. Comentó que fue trasladado a la ex Legislatura de esa provincia y luego al Penal de Chimbas, donde lo golpearon e interrogaron sobre el paradero de su hermano. Estuvo cinco días cautivo y luego lo dejaron libre ya que no pudo aportar datos.

El abogado de DDHH, Pablo Salinas, solicitó que las actas testimoniales con la declaración del testigo sean remitidas a la justicia de la provincia de San Juan.

Las adiencias continuarán el próximo lunes a partir de las 9.30.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here